Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Vigilia de Pentecostés
Recuerdo de san Matías, apóstol.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si morimos con él, viviremos con él,
si perseveramos con él, con él reinaremos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 1,21-26

«Conviene, pues, que de entre los hombres que anduvieron con nosotros todo el tiempo que el Señor Jesús convivió con nosotros, a partir del bautismo de Juan hasta el día en que nos fue llevado, uno de ellos sea constituido testigo con nosotros de su resurrección.» Presentaron a dos: a José, llamado Barsabás, por sobrenombre Justo, y a Matías. Entonces oraron así: «Tú, Señor, que conoces los corazones de todos, muéstranos a cuál de estos dos has elegido, para ocupar en el ministerio del apostolado el puesto del que Judas desertó para irse adonde le correspondía.» Echaron suertes y la suerte cayó sobre Matías, que fue agregado al número de los doce apóstoles.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si morimos con él, viviremos con él,
si perseveramos con él, con él reinaremos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hoy recordamos al apóstol Matías. Fue elegido para recomponer el número de doce, correspondiente a las doce tribus de Israel, es decir, a todo el pueblo elegido. Aquel número evocaba un ansia de totalidad, de universalidad de la salvación. Dicha vocación a la universalidad no se podía ni atenuar ni, aún menos, eliminar. La traición de Judas no podía retener la tensión hacia la universalidad que contenía el Evangelio. Y esa tensión del inicio no puede edulcorarse jamás y aún menos puede eliminarse. Para Jesús, todos los hombres y todas las mujeres de todos los pueblos y de todas las tierras tienen derecho a recibir el anuncio de la salvación. Y por eso la Iglesia tiene la obligación de comunicarlo hasta los extremos de la tierra. Por eso había que elegir al "doceavo" apóstol: ningún pueblo, ninguna nación, ninguna persona es extraña al amor de la Iglesia, a su preocupación. Hay que comunicar el Evangelio a todo el mundo. El espíritu universal de Jesús forma parte integrante de la fe cristiana. Lógicamente, no se trataba de elegir a una persona cualquiera. Fijaron de inmediato el criterio: el elegido debía haber vivido con Jesús, debía haberle escuchado, visto, tocado, seguido; en definitiva, debía ser un verdadero testigo. La tradición, de hecho, identifica a Matías como uno de los setenta y dos discípulos de Jesús. En el prefacio de la liturgia ambrosiana se canta: "Para que el número de apóstoles fuera completo, dirigiste una mirada especial de amor sobre Matías, que ya se había iniciado en el seguimiento y en los misterios de tu Cristo. Su voz se sumó a la de los otros once testigos del Señor y llevó al mundo el anuncio de que Jesús de Nazaret había resucitado verdaderamente y se había abierto el reino de los cielos para los hombres". En Matías podemos descubrir el nombre de los discípulos de todos los tiempos. A todos aquellos a los que se les confía el cuidado de la comunidad se les pide que sean ellos mismos los primeros en vivir el Evangelio, en sentir la dimensión de la universalidad de la salvación. De hecho, solo quien escucha y pone en práctica la Palabra de Dios puede comunicarla a los demás. La elección del doceavo nos sugiere a cada uno de nosotros que acojamos el Evangelio en nuestro corazón para ser testigos fieles de Jesús entre los hombres, sabiendo que formamos parte de un gran pueblo, el de los "Doce" que se extiende por toda la tierra. Pertenecer a una comunidad y a un país no debe hacernos olvidar que Dios salva no de manera individual –tampoco en grupos individuales– sino reuniendo a todos sus hijos en el único pueblo formado por los creyentes de todas las generaciones y todas las tierras.


14/05/2016
Memoria de los apóstoles


Agenda de la semana
OCT
15
Domingo 15 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
16
Lunes 16 de octubre
Oración por la Paz
OCT
17
Martes 17 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
18
Miércoles 18 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
19
Jueves 19 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
20
Viernes 20 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
21
Sábado 21 de octubre
Vigilia del domingo
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo