Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Pedro 1,18-25

sabiendo que habéis sido rescatados de la conducta necia heredada de vuestros padres, no con algo caduco, oro o plata, sino con una sangre preciosa, como de cordero sin tacha y sin mancilla, Cristo, predestinado antes de la creación del mundo y manifestado en los últimos tiempos a causa de vosotros; los que por medio de él creéis en Dios, que le ha resucitado de entre los muertos y le ha dado la gloria, de modo que vuestra fe y vuestra esperanza estén en Dios. Habéis purificado vuestras almas, obedeciendo a la verdad, para amaros los unos a los otros sinceramente como hermanos. Amaos intensamente unos a otros con corazón puro, pues habéis sido reengendrados de un germen no corruptible, sino incorruptible, por medio de la Palabra de Dios viva y permanente. Pues toda carne es como hierba y todo su esplendor como flor de hierba; se seca la hierba y cae la flor; pero la Palabra del Señor permanece eternamente. Y esta es la Palabra: la Buena Nueva anunciada a vosotros.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pedro escribe a los cristianos que para el Señor somos tan valiosos que nos ha amado y nos ha elegido con su sangre. Hemos sido rescatados a un alto precio, "con una sangre preciosa", la de Cristo. Así pues, redimidos por la sangre de Jesús, renacidos a una vida nueva, podemos dirigirnos a Dios –es la tercera observación del apóstol después de las dos primeras que oímos ayer– como a un Padre, bueno y grande en amor, en el que podemos depositar toda nuestra confianza. El apóstol Pedro, con una cuarta exhortación, invita a los discípulos a "obedecer a la verdad", es decir a una "obediencia verdadera" al Evangelio, "sin añadiduras", como decía Francisco de Asís. Esta obediencia, sustancialmente, se concreta en el amor mutuo, en el nacimiento de una comunidad formada, precisamente, por hermanas y hermanos que se aman unos a otros. El amor fraterno no es una cuestión de carácter, es el fruto de escuchar el Evangelio. Así como de la ley del Sinaí nació el pueblo de Israel, ahora del Evangelio empieza el nuevo pueblo de los discípulos de Jesús. Por eso el apóstol dice: "habéis sido reengendrados de un germen no corruptible, sino incorruptible, por medio de la palabra de Dios viva y permanente". La Palabra de Dios, efectivamente, es aquella "semilla incorruptible" que depositada en el corazón de los creyentes los regenera a una vida nueva haciendo de ellos una comunidad de hermanos. Esta Palabra es eficaz y no merma: "permanece eternamente", recuerda Pedro. De ella brota la fuerza que hace que los discípulos sean capaces de amarse unos a otros, y ella los sostiene y los mantiene en una fraternidad duradera.


25/05/2016
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo