Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ezequiel 36,23-28

Yo santificaré mi gran nombre profanado entre las naciones, profanado allí por vosotros. Y las naciones sabrán que yo soy Yahveh - oráculo del Señor Yahveh - cuando yo, por medio de vosotros, manifieste mi santidad a la vista de ellos. Os tomaré de entre las naciones, os recogeré de todos los países y os llevaré a vuestro suelo. Os rociaré con agua pura y quedaréis purificados; de todas vuestras impurezas y de todas vuestras basuras os purificaré. Y os daré un corazón nuevo, infundiré en vosotros un espíritu nuevo, quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. Infundiré mi espíritu en vosotros y haré que os conduzcáis según mis preceptos y observéis y practiquéis mis normas. Habitaréis la tierra que yo di a vuestros padres. Vosotros seréis mi pueblo y yo seré vuestro Dios.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

En el Padrenuestro Jesús nos enseñó a decir: "santificado sea tu nombre". ¿Por qué tenemos que santificar el nombre de Dios si Dios ya es santo? Quien santifica el nombre de Dios participa de su santidad, es decir, entra en comunión con Él, el Señor todopoderoso y misericordioso. En la tradición espiritual de Oriente se subraya mucho la oración del Nombre, llamada también "oración del corazón", y se repite continuamente esta oración: "Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí, pecador". Es una oración conocida también como la oración del peregrino ruso: un hombre que buscaba a alguien que le enseñara a rezar y no lo encontraba. Finalmente encuentra a un starets, que le dice: "Lo único que tienes que hacer es repetir la oración de Jesús con la fe en el poder de la resurrección de este Nombre". Cuando Juan y Pedro se encuentran en las escaleras del Templo a un paralítico, le dicen: "En nombre de Jesucristo, echa a andar", y el paralítico queda sano (cfr. Hch 3,1-10). Santifiquemos el nombre de Jesús invocando su nombre y confiando en él. Santifiquémosle en la vida de cada día uniéndonos a él para hacer los mismos prodigios que él. El Señor purificará nuestro corazón, nos rescatará de la dispersión de nuestra vida para hacer de nosotros su pueblo, el pueblo de la alianza renovada. El Señor nos dice: «Vosotros seréis mi pueblo, y yo seré vuestro Dios». Son palabras que indican la relación particular de Dios con su pueblo, con Israel, y a través de Jesús, con nosotros en la nueva alianza en su sangre. Necesitamos purificar nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, las acciones que llevamos a cabo, porque a veces también nuestro corazón se vuelve de piedra, duro ante los demás, sobre todo ante el dolor, ante el sufrimiento y ante los pobres. Muchas veces nuestro corazón está lleno de nosotros mismos y de nuestras preocupaciones. El Señor con su Palabra nos da un corazón de carne, un corazón como el suyo, capaz de tener compasión y misericordia. Pone su espíritu en nuestro interior para que aprendamos a vivir según su Palabra y no según nosotros mismos. Invoquemos, pues, el nombre del Señor en la oración para poder recibir un corazón de carne.


18/08/2016
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
MAR
19
Domingo 19 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
20
Lunes 20 de marzo
Oración por la Paz
MAR
21
Martes 21 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
22
Miércoles 22 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
23
Jueves 23 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
24
Viernes 24 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
MAR
25
Sábado 25 de marzo
Vigilia del domingo
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo