Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Corintios 4,1-5

Por tanto, que nos tengan los hombres por servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios. Ahora bien, lo que en fin de cuentas se exige de los administradores es que sean fieles. Aunque a mí lo que menos me importa es ser juzgado por vosotros o por un tribunal humano. ¡Ni siquiera me juzgo a mí mismo! Cierto que mi conciencia nada me reprocha; mas no por eso quedo justificado. Mi juez es el Señor. Así que, no juzguéis nada antes de tiempo hasta que venga el Señor. El iluminará los secretos de las tinieblas y pondrá de manifiesto los designios de los corazones. Entonces recibirá cada cual del Señor la alabanza que le corresponda.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol Pablo, en este pasaje de la Epístola, quiere defender su obra apostólica reaccionando a algunos juicios poco favorables que algunos habían emitido para justificar las divisiones que se habían insinuado en la comunidad. Y advierte que el ministerio apostólico –evidentemente no solo el suyo sino también el de todo aquel que tenga responsabilidades pastorales– se basa únicamente en la pertenencia a Cristo y en la fidelidad a la misión recibida. Esa convicción hace que no se sienta dueño de la vida de la comunidad, sino únicamente "servidor de Cristo y administrador de los misterios de Dios". El apóstol se sitúa en la posición de aquel que ha sido llamado a administrar las cosas de Dios, no las suyas. Además, añade que su conciencia no le reprocha nada. De todos modos, tampoco eso sería suficiente, porque "mi juez es el Señor!". Cuando Él venga –a su "día", Pablo le contrapone el tribunal humano– dictará juicio "conforme a la verdad" (Rm 2,2) y revelará "las intenciones de los corazones", es decir, las ideas ocultas. Solo entonces el justo será reconocido como tal y recibirá alabanzas y recompensa de Dios. Por eso el apóstol previene a los cristianos de juzgar los frutos del ministerio con los parámetros de la cultura dominante. La fidelidad al Evangelio es cuestión de integridad interior, no de frutos visibles según una lógica mundana. Nadie –insiste el apóstol– puede erigirse en juez de sí mismo; solo el Señor puede juzgar los corazones.


02/09/2016
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
MAR
26
Domingo 26 de marzo
Liturgia del domingo
MAR
27
Lunes 27 de marzo
Memoria de los pobres
MAR
28
Martes 28 de marzo
Memoria de la Madre del Señor
MAR
29
Miércoles 29 de marzo
Memoria de los santos y de los profetas
MAR
30
Jueves 30 de marzo
Memoria de la Iglesia
MAR
31
Viernes 31 de marzo
Memoria de Jesús crucificado
ABR
1
Sábado 1 de abril
Vigilia del domingo
ABR
2
Domingo 2 de abril
Liturgia del domingo