Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Primera Corintios 7,25-31

Acerca de la virginidad no tengo precepto del Señor. Doy, no obstante, un consejo, como quien, por la misericordia de Dios, es digno de crédito. Por tanto, pienso que es cosa buena, a causa de la necesidad presente, quedarse el hombre así. ¿Estás unido a una mujer? No busques la separación. ¿No estás unido a mujer? No la busques. Mas, si te casas, no pecas. Y, si la joven se casa, no peca. Pero todos ellos tendrán su tribulación en la carne, que yo quisiera evitaros. Os digo, pues, hermanos: El tiempo es corto. Por tanto, los que tienen mujer, vivan como si no la tuviesen. Los que lloran, como si no llorasen. Los que están alegres, como si no lo estuviesen. Los que compran, como si no poseyesen. Los que disfrutan del mundo, como si no disfrutasen. Porque la apariencia de este mundo pasa.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Tras haber afrontado el tema del matrimonio en distintas situaciones, Pablo se dirige ahora a los jóvenes y a las jóvenes que están a punto de casarse para proponerles el ideal de la virginidad como comunión con Cristo sin distracciones y como espera de su llegada al final de los tiempos. El celibato –afirma Pablo– anuncia que el Reino de Dios ya está presente, que el Espíritu del Resucitado ya está actuando, que el fermento de la eternidad –el tiempo eterno en el que nadie se casa porque contemplamos al Señor– ya está presente en la vida de la comunidad cristiana. El apóstol demuestra una gran estima por el celibato libremente aceptado por amor al Reino. Decidir no casarse significa demostrar con la vida que no hace falta nada más que Dios. Podríamos decir que aquellos que eligen el celibato muestran la Iglesia que no necesita más sostén y ayuda que Dios. Solo Dios es su sostén. Eso es lo que el célibe, a pesar de todos sus límites, demuestra con su decisión. Pablo afirma con claridad que el celibato no es un mandamiento que el Señor dé a todos. En cualquier caso, el apóstol repropone a los cristianos de Corinto –y eso sí es un mandamiento evangélico– la primacía del Reino de Dios en su vida y en la de la comunidad. El apóstol dice a los corintios, y también a nuestras comunidades cristianas al inicio de este nuevo milenio, que el tiempo apremia. Sí, estamos al comienzo de un milenio, pero el tiempo apremia para vivir y comunicar el Evangelio del Reino. No debemos dejarnos atrapar por la esclavitud de nuestra psicología, de nuestros ritmos, de nuestras costumbres que hacen que nos quedemos atrás en el camino del Señor. La libertad del cristiano es obedecer el mandamiento del Señor y comunicar deprisa el Evangelio a todos llegando hasta los extremos de la tierra. Obedeciendo este mandamiento del Señor seremos de su agrado.


07/09/2016
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
23
Lunes 23 de octubre
Memoria de los pobres
OCT
24
Martes 24 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
25
Miércoles 25 de octubre
Memoria de los santos y de los profetas
OCT
26
Jueves 26 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
27
Viernes 27 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
28
Sábado 28 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
29
Domingo 29 de octubre
Liturgia del domingo