Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Proverbios 21,1-6.10-13

Corriente de agua es el corazón del rey en la mano de Yahveh,
que él dirige donde quiere. Al hombre le parecen rectos todos sus caminos,
pero es Yahveh quien pesa los corazones. Practicar la justicia y la equidad,
es mejor ante Yahveh que el sacrificio. Ojos altivos, corazón arrogante,
antorcha de malvados, es pecado. Los proyectos del diligente, todo son ganancia;
para el que se precipita, todo es indigencia. Hacer tesoros con lengua engañosa,
es vanidad fugitiva de quienes buscan la muerte. El alma del malvado desea el mal,
su vecino no halla gracia a sus ojos. Cuando se castiga al arrogante, el simple se hace sabio;
cuando se instruye al sabio, adquiere ciencia. El Justo observa la casa del malvado,
y arroja a los malvados a la desgracia. Quien cierra los oídos a las súplicas del débil
clamará también él y no hallará respuesta.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El pasaje de hoy enumera una serie de proverbios que, sin seguir un orden concreto, están relacionados con las virtudes que debemos practicar y que oponen al justo con el malvado. El creyente, si quiere tener la sabiduría del corazón, debe aprender humildemente cada día a discernir lo que es justo a ojos de Dios y ponerlo en práctica. Para el hombre sin discernimiento, para el hombre superficial o centrado solo en sí mismo y en sus proyectos, todo va bien, porque en el fondo piensa que es él, quien determina qué está bien y qué está mal. El autor sagrado afirma: "El hombre piensa que su conducta es recta". Pero en realidad no es así, porque es el Señor, quien determina si esos caminos llevan a la vida o a la muerte: "el que sondea los corazones es Yahvé". El sabio es aquel que intenta leer las historias de este mundo con los mismos ojos de Dios, dejando que la Palabra de Dios, de la que debe alimentarse cada día, le ilumine. Por otra parte el texto nos dice que no nos dejemos guiar por la voracidad, por el amor por nosotros mismos y por la avidez de tener, sino que practiquemos la justicia y la igualdad. El culto y la acción por la justicia y la igualdad no solo no se pueden dividir, sino que el autor sugiere incluso que estas son superiores al culto. La sabiduría –que proviene directamente de Dios– requiere piedad y misericordia: "El malvado en su afán desea el mal, sin tener compasión de su prójimo". Es evidente que un corazón soberbio y duro, que no se conmueve por los necesitados, está condenado. Vemos, pues, con más fuerza la conclusión de la página que de algún modo ilumina cuanto hemos escuchado. Para el sabio es fundamental la atención por los pobres. Su grito –concluye el autor sagrado– nunca deja indiferente el corazón de Dios. El creyente debe aprender de Dios su predilección por los pobres, sabiendo que de ella depende la misma relación con Dios. Afirma el autor sagrado: "Quien cierra su oído a los gritos del pobre no obtendrá respuesta cuando grite".


20/09/2016
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
JUN
18
Domingo 18 de junio
Fiesta del Cuerpo de Cristo
JUN
19
Lunes 19 de junio
Oración por la Paz
JUN
20
Martes 20 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
21
Miércoles 21 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
22
Jueves 22 de junio
Memoria de la Iglesia
JUN
23
Viernes 23 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUN
24
Sábado 24 de junio
Vigilia del domingo
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo