Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Gálatas 4,22-24.26-27.31-5,1

Pues dice la Escritura que Abraham tuvo dos hijos: uno de la esclava y otro de la libre. Pero el de la esclava nació según la naturaleza; el de la libre, en virtud de la Promesa. Hay en ello una alegoría: estas mujeres representan dos alianzas; la primera, la del monte Sinaí, madre de los esclavos, es Agar, Pero la Jerusalén de arriba es libre; ésa es nuestra madre, pues dice la Escritura: Regocíjate estéril, la que no das hijos; rompe en gritos de júbilo, la que no conoces los dolores de parto, que más son los hijos de la abandonada que los de la casada. Así que, hermanos, no somos hijos de la esclava, sino de la libre. Para ser libres nos libertó Cristo. Manteneos, pues, firmes y no os dejéis oprimir nuevamente bajo el yugo de la esclavitud.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Para convencer a los gálatas de que no vuelvan a caer en la esclavitud de la ley, Pablo continúa con la narración del libro del Génesis, cuando habla de la historia de los "dos hijos de Abrahán": Ismael, hijo de la esclava Agar, la concubina, e Isaac, hijo de la libre Sara, la esposa legítima. La diferencia entre los dos no consiste únicamente en que tienen madres distintas, sino en que fueron engendrados de manera distinta: Ismael nació según las vías naturales de la procreación; Isaac, en cambio, "en virtud de la promesa". Pues bien, Pablo afirma que todo aquello sucedió en "alegoría" de lo que iba a pasar realmente en el futuro. Agar, la esclava, representa la alianza del Sinaí que es "madre de los esclavos" de la ley (Pablo la relaciona con Arabia). Sara, en cambio, representa la mujer libre, es "nuestra madre" y tiene morada en "la Jerusalén de arriba". Los cristianos reciben la libertad de esta segunda Jerusalén. Nosotros, pues, siendo hijos de la mujer libre, somos llamados a vivir en la libertad de la ley. Eso, escribe Pablo, es lo que ya cantaba Isaías, el profeta del exilio: la mujer estéril grita de alegría porque se le concede una descendencia sin número. Sara, estéril y despreciada, por la intervención de Dios, se convierte en la madre de un gran pueblo. A los gálatas les recuerda que son "hijos de la promesa" como Isaac, y por ello no deben lamentarse por su situación de esclavos. Pero a pesar de todo puede repetirse lo que pasa entre Ismael e Isaac, es decir, que los hijos de la Jerusalén terrenal persigan a los de "la Jerusalén de arriba". Eso demuestra que los hijos libres son los herederos de la promesa, a pesar de las dificultades que hay. Es una exhortación que los cristianos deben guardar en su corazón sabiendo que las dificultades del presente –también las de hoy– no deben apartar nuestra mirada de la Jerusalén del cielo hacia la que nos dirigimos.


10/10/2016
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
23
Lunes 23 de octubre
Memoria de los pobres
OCT
24
Martes 24 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
25
Miércoles 25 de octubre
Memoria de los santos y de los profetas
OCT
26
Jueves 26 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
27
Viernes 27 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
28
Sábado 28 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
29
Domingo 29 de octubre
Liturgia del domingo