Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Efesios 1,1-10

Pablo, apóstol de Cristo Jesús por voluntad de Dios, a los santos y fieles en Cristo Jesús. Gracia a vosotros y paz de parte de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo. Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,
que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones
espirituales, en los cielos, en Cristo; por cuanto nos ha elegido en él antes de la fundación del mundo,
para ser santos e inmaculados en su presencia, en el
amor; eligiéndonos de antemano para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo,
según el beneplácito de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia
con la que nos agració en el Amado. En él tenemos por medio de su sangre la redención,
el perdón de los delitos,
según la riqueza de su gracia que ha prodigado sobre nosotros
en toda sabiduría e inteligencia, dándonos a conocer el Misterio de su voluntad
según el benévolo designio
que en él se propuso de antemano, para realizarlo en la plenitud de los tiempos:
hacer que todo tenga a Cristo por Cabeza,
lo que está en los cielos y lo que está en la tierra.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Con la página de hoy empieza la Epístola a los Efesios. Pablo se presenta como "apóstol de Cristo Jesús", es decir, enviado del Resucitado, al servicio del Evangelio. En varias epístolas el apóstol repite –como en esta– que no debe su carisma a un mérito suyo ni a una cualidad personal especial. Más bien su pobreza –escribe que es el "menor de todos los santos" (3,8)– es garantía de la autenticidad del mensaje que se le ha confiado. Dios ha manifestado su fuerza con el "nada" del apóstol. Y llama a los cristianos de Éfeso "santos y fieles en Cristo Jesús", como ya había hecho con los colosenses (cfr. Col 1,2), en el sentido de personas elegidas por Dios para ser su "Templo santo" (2,21). El término "santo" (el apóstol lo utiliza en plural) no quiere indicar una dimensión moral de los cristianos de Éfeso. Se refiere, más bien, a una situación objetiva: los cristianos son "santos" porque ofrecen su vida a Dios. Y es una santidad que no les atañe de manera individual, sino en cuanto cuerpo eclesial, en cuanto comunidad amada por Dios y elegida para comunicar el Evangelio al mundo. Es la comunidad, la que es santa, y cada persona lo es en cuanto miembro de esta, en la medida que participa de su misma vida. No es casual que en el epistolario paulino no se encuentre el término "santo" en singular, excepto en Filipenses 4,21, donde, por otra parte, asume un valor colectivo. Somos santos juntos, porque somos arrebatados del mundo del pecado y colocados en la vida de Cristo, fuente y centro de comunión. En cuanto miembros de la Iglesia somos Cuerpo de Cristo. Obviamente, si la santidad es la gracia recibida al inicio de la vida del bautizado, requiere un comportamiento de acuerdo con aquello en lo que se han convertido los cristianos. Ser santo debe comportar una actitud de santidad.


13/10/2016
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo
JUN
26
Lunes 26 de junio
Memoria de los pobres
JUN
27
Martes 27 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
28
Miércoles 28 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
29
Jueves 29 de junio
Memoria de los apóstoles
JUN
30
Viernes 30 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUL
1
Sábado 1 de julio
Vigilia del domingo
JUL
2
Domingo 2 de julio
Liturgia del domingo