Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Filipenses 3,3-8

Pues los verdaderos circuncisos somos nosotros, los que damos culto según el Espíritu de Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús sin poner nuestra confianza en la carne, aunque yo tengo motivos para confiar también en la carne. Si algún otro cree poder confiar en la carne, más yo. Circuncidado el octavo día; del linaje de Israel; de la tribu de Benjamín; hebreo e hijo de hebreos; en cuanto a la Ley, fariseo; en cuanto al celo, perseguidor de la Iglesia; en cuanto a la justicia de la Ley, intachable. Pero lo que era para mí ganancia, lo he juzgado una pérdida a causa de Cristo. Y más aún: juzgo que todo es pérdida ante la sublimidad del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por quien perdí todas las cosas, y las tengo por basura para ganar a Cristo,

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La comunidad de Filipos no estaba pasando un momento fácil. Lo vemos también en este pasaje. Pablo había hablado de adversarios, y aquí habla de "perros", de "embusteros" y de otros que utilizaban tal vez la circuncisión, signo de pertenencia al pueblo de Israel, como factor de superioridad dentro de la comunidad, en la que había personas de orígenes distintos. El apóstol se ve casi obligado a elogiarse a sí mismo como perfecto miembro del pueblo de Israel (vv. 5-6). Pero lo hace solo para decir no que es eso lo que vale ante el Señor. Para ser discípulo, efectivamente, lo que cuenta no es la "carne", es decir, el origen, la condición, la cultura y lo que nos distingue de los demás. En definitiva, no somos discípulos ni por nacimiento ni por pertenencia, sino únicamente por la fe. Pablo considera que todo es "basura" en comparación con el don que ha recibido: la gracia de encontrar al Señor y de hacerse similar a él. Por eso ve su vida como una carrera para imitar en todo a Cristo, para sumergirse en su muerte y su resurrección. Pablo nos transmite también a nosotros el deseo de una vida cristiana proyectada hacia la realización de la comunión plena con el Señor; incluso en medio de la tribulación, el cristiano vive la misma alegría a la que el apóstol exhorta a los cristianos de Filipos (3,1). ¿De qué sirve gloriarse de la carne, creerse superior por eso? ¡Lo único que hace es empobrecernos y así terminamos siendo como el mundo! A menudo, cuando no sabemos contemplar la sublimidad que supone conocer a Jesucristo, es decir, la belleza de la perla preciosa que hemos encontrado, por gracia, en nuestra vida, la posición que tiene cada uno y las consideraciones mundanas cobran importancia y crean división entre los hermanos, como pasó en Filipos. Porque solo si somos conscientes de que lo hemos recibido todo por gracia podremos reconocer cuánto hemos sido amados y nos libraremos de la posición que ocupamos y de los esquemas que dicta el mundo, y no el espíritu.


03/11/2016
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
JUN
18
Domingo 18 de junio
Fiesta del Cuerpo de Cristo
JUN
19
Lunes 19 de junio
Oración por la Paz
JUN
20
Martes 20 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
21
Miércoles 21 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
22
Jueves 22 de junio
Memoria de la Iglesia
JUN
23
Viernes 23 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUN
24
Sábado 24 de junio
Vigilia del domingo
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo