change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de San Nicolás (+ 350). Fue obispo en Asia menor (la actual Turquía), y es venerado en todo Oriente.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 95 (96), 1-3.10-13

1 ¡Cantad a Yahveh un canto nuevo,
cantad a Yahveh, toda la tierra,
2 cantad a Yahveh, su nombre bendecid!
Anunciad su salvación día tras día,
3 contad su gloria a las naciones,
a todos los pueblos sus maravillas.
10 Decid entre las gentes: "¡Yahveh es rey!"
El orbe está seguro, no vacila;
él gobierna a los pueblos rectamente.
11 ¡Alégrense los cielos, regocíjese la tierra,
retumbe el mar y cuanto encierra;
12 exulte el campo y cuanto en él existe,
griten de júbilo todos los árboles del bosque,
13 ante la faz de Yahveh, pues viene él,
viene, sí, a juzgar la tierra!
El juzgará al orbe con justicia,
a los pueblos con su lealtad.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Con este salmo que se hace eco de la subida del arca a Jerusalén, el creyente está invitado a cantar al Señor que asciende sobre su trono. Toda la creación, el cielo, la tierra, el mar, los campos, los árboles del bosque, las familias de los pueblos, están invitados a cantar las alabanzas al Señor. En el transcurso del salmo, tres veces se repite la invitación: “¡Cantad!”. El mundo entero se alegra ante la noticia de que Dios viene a “gobernar” y a “juzgar” la tierra. El salmista parece sugerir una asamblea litúrgica reunida en el templo que alaba al Señor, y exhorta: “Traed ofrendas, entrad en sus atrios, postraos ante el Señor en el atrio sagrado” (vv. 8-9). En verdad, la mirada del salmista se dirige de inmediato al mundo y a toda la humanidad: toda la tierra, todas las naciones, todos los dioses, todas las gentes están invitadas a entrar en el templo. Y el centro del culto de Israel, el lugar que Dios ha elegido como su morada, ya no está reservado sólo a Israel, sino que pertenece a las “familias de los pueblos” (vv. 7-8). Está llena de significado esta procesión que ve a Israel y a los pueblos de la tierra entrar juntos en el templo, reunidos en una sola peregrinación, en una sola procesión. La tensión entre el templo y el mundo caracteriza desde la raíz la fe de Israel. El pueblo de Dios no ha sido elegido por sí mismo, para preocuparse únicamente de su salvación. El Señor ha confiado a su pueblo una misión universal: comunicar a todos los pueblos de la tierra que hay un Dios que quiere la salvación de todos, sin exclusión de nadie. Ya la elección de Abraham fue una decisión en función de una responsabilidad de cara a toda la humanidad: “Por ti se bendecirán todos los linajes de la tierra” (Gn 12,3). El designio de Dios, como aparece en la Sagrada Escritura, es un designio universal: reunir a toda la familia de los pueblos. El salmista exhorta a Israel: “Anunciad su salvación día a día, contad su gloria a las naciones” (vv. 2-3). La invitación es clara: “anunciar” y “contar” en medio de los pueblos que “El Señor es rey” (v.10). Esta tensión universal se vuelve todavía más evidente en el mensaje evangélico. La predicación de Jesús comienza comunicando la alegre noticia de la llegada del Reino de Dios para todos los pueblos: “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca” (Mc 1,15). Es el corazón de la predicación de Jesús que aparece desde sus primeras palabras. Con Jesús el Reino de Dios se ha hecho cercano a los hombres, es más, ha venido en medio de nosotros. Los cristianos, acogidos en este diseño de Dios, están llamados a ser sus artífices. La vocación de la Iglesia -que el Papa Francisco no deja de recordar a todos- es la de favorecer de todas las maneras el encuentro entre todos los pueblos de la tierra para que se encaminen hacia el Reino de Dios que ha comenzado.


06/12/2016
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo