change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de San Ambrosio (+ 397), obispo de Milán. Pastor de su pueblo, se mantuvo fuerte ante la arrogancia del emperador.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 102 (103), 1-4.8-10

1 De David.

2 Bendice a Yahveh, alma mía,
del fondo de mi ser, su santo nombre,
3 bendice a Yahveh, alma mía,
no olvides sus muchos beneficios.
4 El, que todas tus culpas perdona,
que cura todas tus dolencias,
8 manifestó sus caminos a Moisés,
a los hijos de Israel sus hazañas.
9 Clemente y compasivo es Yahveh,
tardo a la cólera y lleno de amor;
10 no se querella eternamente
ni para siempre guarda su rencor;

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El salmo 102 se compone de 22 versículos, uno por cada letra del alfabeto judío: una vez más se dan gracias al Señor desde la primera hasta la última letra del alfabeto, es decir, con toda nuestra vida. La liturgia nos hace escuchar sólo algunos versículos que muestran toda su intención de alabar al Señor. La liturgia judía ha incluido este salmo en la fiesta del Kippur, la solemnidad de la Expiación, porque se considera penitencial. En realidad, no hay palabras para pedir perdón, sino sólo de agradecimiento por el perdón ya obtenido. El salmista, que ha vivido la experiencia del perdón, invita a todos a formar parte de su acción de gracias. Él se hace portavoz de toda la comunidad, de todo el pueblo del Señor. Lo que Dios ha realizado en él, lo hace con todos. El salmista comienza incitándose a sí mismo (“el fondo de mi ser”) a bendecir al Señor y a darle gracias por “sus beneficios”. Verdaderamente el Señor es grande: “Él, que tus culpas perdona, que cura todas tus dolencias, rescata tu vida de la fosa, te corona de amor y ternura, satura de bienes tu existencia, y tu juventud se renueva como la del águila” (vv. 3-5). Con cinco palabras el salmista describe los rasgos del amor del Señor: perdona, cura, rescata de la fosa, corona de amor y de ternura, sacia de bienes la edad avanzada y renueva la juventud. Por esto insiste en el deber de recordar cuanto ha hecho por nosotros: “nunca olvides sus beneficios” (v. 2). El olvido nos encierra en nosotros mismos, mientras que el recuerdo del amor de Dios nos empuja a custodiar la alianza y a observar sus preceptos. Desgraciadamente es fácil olvidarnos del Señor, dominados como estamos por nosotros mismos. Él, para nuestra fortuna, se comporta completamente al contrario, olvida nuestras culpas y no deja de amarnos. Nosotros somos veloces para la ira y tardos en el amor y el perdón; el Señor, sin embargo, es “clemente y compasivo, lento a la cólera y lleno de amor” (v. 8). No nos trata en función de nuestros pecados ni tampoco nos paga según nuestras culpas (v. 10), sino que como un padre tiene piedad de sus hijos (v.13). Más adelante el salmista nos recuerda el porqué de tanto amor: “él conoce de qué estamos hechos, sabe bien que sólo somos polvo” (v.14). Es nuestra debilidad la que empuja Dios a inclinarse sobre nosotros y a cuidar de nosotros. ¿Podemos no dejar de conmovernos ante tanto amor?


07/12/2016
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo