change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

1Samuel 2,1.4-8

1 Entonces Ana dijo esta oración:
  Mi corazón exulta en el Señor,
  mi fuerza se apoya en Dios,
  mi boca se burla de mis enemigos,
  porque he gozado de tu socorro.

4 El arco de los fuertes se ha quebrado,
  los que tambalean se ciñen de fuerza.

5 Los hartos se contratan por pan,
  los hambrientos dejan su trabajo.
  La estéril da a luz siete veces,
  la de muchos hijos se marchita.

6 El Señor da muerte y vida,
  hace bajar al Seol y retornar.

7 El Señor enriquece y despoja,
  abate y ensalza.

8 Levanta del polvo al humilde,
  alza del muladar al indigente
  para sentarlo junto a los nobles,
  y darle en heredad trono de gloria,
  pues del Señor los pilares de la tierra
  y sobre ellos ha asentado el universo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este “Cántico de Ana”, extraído probablemente del repertorio de himnos famosos en Israel, es un salmo que expresa la alegría incontenible del creyente que todo le debe al Señor. Es el canto de una mujer, hasta hace poco tiempo estéril, y también de un pueblo hasta hace poco tiempo oprimido. “Mi corazón exulta en el Señor, mi fuerza se apoya en Dios, mi boca se burla de mis enemigos, porque he gozado de tu socorro”, comienza a cantar Ana. La alegría es de Ana, pero el poder es de Dios. Tres veces repite Ana: “nadie, nadie, nadie” es comparable al Señor. Él es el único que mira a los débiles y tiene la fuerza de exaltarles. Así ha hecho con ella, así hace con Israel como con todos sus hijos que vendrán. Él es la esperanza de los débiles y de los pobres, dando la vuelta a la disposición actual de las cosas: el saciado será sustituido por quien tiene hambre y el fecundo por el estéril. Y los saciados experimentarán el hambre que habían impuesto a los demás. Es evidente aquí la acusación contra los privilegiados: están destinados a perder precisamente aquello a lo que daban más valor. Es el Señor quien “da muerte y vida, hace bajar al Seol y retornar” (v. 6). Los pobres y los débiles confían en Dios porque sólo Él posee “los pilares de la tierra”, sólo Él permite que el mundo no se hunda en el caos. Todo le pertenece a Él, incluso la vida y la muerte. En el Deuteronomio se lee: “Mira: Del Señor tu Dios son los cielos y los cielos de los cielos, la tierra y cuanto hay en ella [ ... ] porque el Señor vuestro Dios es el Dios de los dioses y el Señor de los señores, el Dios grande, fuerte y terrible, que no es parcial ni admite soborno; que hace justicia al huérfano y a la viuda, que ama al forastero y le da pan y vestido” (10, 14.17-18). En el canto de Ana aparece ese hilo rojo que atraviesa toda la Escritura: el amor privilegiado de Dios por los pobres y los débiles. Este canto, que expresa la alegría de una mujer estéril y de la que todos se burlan a la que Dios hace feliz, va más allá de ella y expresa la lógica misma del actuar de Dios y la alegría de los pobres y de todos los que se confían en Él. Este cántico será retomado casi a la letra por María en el “magnificat” y con ella se convierte también en el cántico de la Iglesia y de todo creyente que se confía a Dios.


22/12/2016
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo