change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo del santo profeta David. Se le atribuyen algunos salmos. Desde hace siglos, los salmos nutren la oración de los judíos y de los cristianos. Recuerdo de san Tomás Becket (+1170), defensor de la justicia y de la dignidad de la Iglesia.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Gloria a Dios en las alturas, y paz en la tierra
a los hombres de buena voluntad.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 95 (96), 1-3.6

1 ¡Cantad al Señor un nuevo canto,
  canta al Señor, tierra entera,

2 cantad al Señor, bendecid su nombre!
  Anunciad su salvación día a día,

3 contad su gloria a las naciones,
  sus maravillas a todos los pueblos.

6 Gloria y majestad están ante él,
  poder y esplendor en su santuario.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.
Aleluya, aleluya, aleluya.
Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hoy recordamos al profeta David que ha alimentado la oración de una multitud innumerable de judíos y cristianos con sus salmos. El salmo 95 que la liturgia nos hace cantar hoy se encuentra entre los atribuidos a él. Y en la tradición judía ha formado parte de la solemne liturgia del Sábado. El salmo canta la señoría de Dios sobre el universo: el cielo, la tierra, el mar, los campos, los árboles del bosque, las familias de los pueblos, todos están invitados a cantar las alabanzas al Señor. En el transcurso del salmo, tres veces se repite la invitación: “¡Cantad!”. El mundo entero está llamado a alegrarse ante la noticia de que Dios viene a “gobernar” y a “juzgar” la tierra. En este tiempo de Navidad estas palabras del salmo nos invitan a contemplar al Señor del cielo y de la tierra que se ha hecho Niño: Él es el Salvador enviado por el Padre para liberar al mundo del pecado y de la muerte. El Evangelio de la Navidad es Dios que se hace pequeño para estar a nuestro lado. Es un Evangelio lleno de ternura y de fuerza a la vez: ha nacido un Niño, no un adulto poderoso o un intrépido guerrero, sin embargo este Niño cambia la historia del mundo. Desde este nacimiento nada es ya como antes en el mundo, nada está perdido para siempre, nada está abandonado a las fuerzas del mal para siempre. ¡Ha nacido el Salvador! Por esto el salmo, junto toda la liturgia, nos invita a “anunciar” y “contar” en medio de los pueblos que “El Señor es rey” (v.10). Y al inicio las palabras del salmista nos exhortan a no detenernos en el anuncio de un momento. Es necesario no cesar nunca de comunicar la buena noticia de la salvación de Dios: “Anunciad su salvación día a día, contad su gloria a las naciones” (vv. 2-3). En efecto, la Navidad es para el mundo, es para todos los pueblos. Hoy se necesita que el mundo renazca a una vida nueva. Y el renacimiento comienza desde el corazón, desde el corazón de todo creyente. Decía el místico cristiano, Silesius: “Aunque Cristo naciera mil veces en Belén, si no lo hace en tu corazón, estarías perdido para siempre”. La gruta de Belén es el santuario habitado por Dios. A esa gruta se pueden aplicar las palabras del salmo: “Gloria y majestad están ante él, poder y esplendor en su santuario” (v. 6). ¡Dichosos nosotros si imitamos a esos pastores y aquellos magos que dejan sus costumbres y se encaminan hacia aquel niño y lo acogemos en nuestro corazón!


29/12/2016
Oración del tiempo de Navidad


Agenda de la semana
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
18
Lunes 18 de diciembre
Oración por la Paz
DIC
19
Martes 19 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
20
Miércoles 20 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
21
Jueves 21 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
22
Viernes 22 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
23
Sábado 23 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
24
Domingo 24 de diciembre
Liturgia del domingo