change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

En la Basílica de Santa María en Trastevere se reza por los enfermos.
Recuerdo de los santos Basilio el Grande (330-379), obispo de Cesarea y padre del monaquismo en Oriente, y Gregorio de Nacianzo (330-389), doctor de la Iglesia y patriarca de Constantinopla.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 97 (98), 1-4

1 Salmo.
Cantad a Yahveh un canto nuevo,
porque ha hecho maravillas;
victoria le ha dado su diestra
y su brazo santo.
2 Yahveh ha dado a conocer su salvación,
a los ojos de las naciones ha revelado su justicia;
3 se ha acordado de su amor y su lealtad
para con la casa de Israel.
Todos los confines de la tierra han visto
la salvación de nuestro Dios.
4 ¡Aclamad a Yahveh, toda la tierra,
estallad, gritad de gozo y salmodiad!

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El salmo 97 hace “Cantar al Señor un nuevo canto, porque ha obrado maravillas” (v. 1). Es la alegría que el salmista expresa inspirándose probablemente en una gran victoria obtenida por Israel. No sabemos de cuál se trata, pero lo cierto es que ha sido una victoria tan importante que constituye para Israel una prueba de la realeza del Señor sobre la historia de los hombres y sobre el mundo. A partir de su amor por Israel. El salmista canta la fidelidad del amor del Señor por su pueblo: “se ha acordado de su amor y su lealtad para con la casa de Israel” (v. 3). Es una alabanza a la fidelidad del amor de Dios. El salmista no canta la fidelidad de Israel sino la de Dios. La fe del hombre de la Biblia reside en el Señor que no abandona nunca a su pueblo, que no lo deja a merced de las fuerzas enemigas. No lo abandona incluso cuando es Israel el que se aleja traicionando al Señor con otros dioses o bien simplemente fiándose sólo de sí mismo y de sus certezas. Es una historia que todos conocemos bien, personalmente. ¡Cuántas veces olvidamos la Palabra del Señor para seguir sólo nuestros pensamientos, nuestras tradiciones! El Señor no nos abandona nunca. La Liturgia de este día pone en nuestros labios este salmo para cantar la “maravilla” del nacimiento de Jesús. Él es la victoria sobre el mal, el que ha derrotado definitivamente el mal. En el lenguaje bíblico, la invitación a cantar un canto “nuevo”, quiere decir el canto último, el canto del tiempo final, cuando el Señor “gobernará” el mundo con justicia. Las maravillas que el Señor ha realizado, las ha hecho delante de todos: ha revelado su justicia a los pueblos y todos los confines de la tierra han podido ver la salvación: “El Señor ha dado a conocer su salvación, ha revelado su justicia a las naciones” (v. 2). Es una invitación a extender la mirada al mundo entero para que Israel comprenda la vocación de ser testigo del amor de Dios para todos los pueblos, para toda la tierra: “Los confines de la tierra han visto la salvación de nuestro Dios” (v. 3). Para nosotros, cristianos, la Navidad del Señor en medio de nosotros, aunque haya sucedido en una lejana periferia del Imperio, aunque tenga el rostro de un Niño, es un acontecimiento que se refiere a toda la historia humana, a toda la creación. El salmista nos ayuda a invitar a la tierra misma a cantar al Señor: “¡Aclama al Señor, tierra entera, gritad alegres, gozosos, cantad!” (v. 4). Nos unimos a todos los pueblos y a toda la tierra para alegrarnos con el canto de los ángeles en la noche de navidad: “Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace” (Lc 2,14).


02/01/2017
Oración por los enfermos


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo