Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 104 (105), 1-4.6-9

1 ¡Dad gracias al Señor, invocad su nombre,
  divulgad entre los pueblos sus hazañas!

2 ¡Cantadle, tañed para él,
  recitad todas sus maravillas;

3 gloriaos en su santo nombre,
  se alegren los que buscan al Señor!

4 ¡Buscad al Señor y su poder,
  id tras su rostro sin tregua.

6 Raza de Abrahán, su siervo,
  hijos de Jacob, su elegido:

7 él, el Señor, es nuestro Dios,
  sus juicios afectan a toda la tierra.

8 Él se acuerda siempre de su alianza,
  palabra que impuso a mil generaciones,

9 aquello que pactó con Abrahán,
  el juramento que hizo a Isaac.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La liturgia nos hace cantar hoy los primeros versículos del salmo 104. Es el primer salmo del salterio donde resuena el “¡Aleluya!”, “Dad gracias a Señor”. Esta alabanza es como la clave interpretativa de todo el salmo, que desde sus primeros versículos rebosa de alabanzas al Señor. El salmista, ya en los primeros versículos del salmo, utiliza diez imperativos para convencer al pueblo de Israel a alabar al Señor: “Dad gracias, invocad, divulgad, cantadle, tañed, recitad, gloriaos, alegraos, buscad, id” (vv. 1-7). El cuerpo del salmo es una meditación sobre el “credo” de Israel, un “credo” compuesto no de afirmaciones abstractas sino de las acciones históricas de liberación realizadas por Dios para su pueblo. Una historia que debe ser “recordada” por Israel. Y recordar significa repensar, meditar y sobre todo revivir la alianza que narra. Olvidarla significa eliminarla de nuestra historia personal y colectiva. El Señor, canta el salmista, “se acuerda siempre de su alianza, palabra que impuso a mil generaciones, aquello que pactó con Abrahán, el juramento que hizo a Isaac, que puso a Jacob como precepto” (vv. 8-9). Y al final del salmo repite: “Recordando su palabra sagrada, dada a Abrahán, su servidor” (v. 42). Nosotros fácilmente olvidamos el amor que el Señor siente por nosotros y los muchos beneficios que nos ha hecho. Muchas veces estamos tan concentrados en nosotros mismos y en nuestras cosas que olvidamos al Señor y su amor. Volver a abrir la Escritura, como el salmo nos invita a hacer, significa recordar y revivir la fuerza del amor de Dios que libera: “¡Buscad (drs) al Señor y su poder, id (bqs) tras su rostro sin tregua” (v. 4). El salmista usa dos verbos para indicar la búsqueda. El primer verbo, drs, indica el esfuerzo de encontrar algo que interesa, pero también pedir, preguntar. Cuando se busca a Dios los dos significados se superponen. El encuentro con el Señor, en efecto, nunca es sólo el fruto de la búsqueda del hombre, es sobre todo un don que debemos pedir sin cesar. El segundo verbo, bqs, sugiere una búsqueda cuidadosa, intensa, también con preocupación. Una vez más es Dios quien, con preocupación, asiste al hombre en su búsqueda. ¡Dichosos seremos nosotros si acogemos al menos una gota de esta preocupación en la búsqueda de Dios! La tuvo María Magdalena aquella mañana de Pascua ante el sepulcro vacío, cuando lloraba porque lo había perdido. Ya a través del profeta Amós el Señor sugería los creyentes que lo busquen sin cesar: “¡Buscadme a mí y viviréis! Pero no busquéis a Betel. ¡Buscad al Señor y viviréis … Buscad el bien, no el mal” (5, 4.14). Sí, la búsqueda de Dios es la esencia de la vida de todo creyente: es una búsqueda no abstracta ni teórica, sino hecha de la concreción de la escucha, de la oración perseverante, de un amor fiel y generoso, y de la implicación en el designio de amor de Dios para el mundo.


11/01/2017
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
JUN
18
Domingo 18 de junio
Fiesta del Cuerpo de Cristo
JUN
19
Lunes 19 de junio
Oración por la Paz
JUN
20
Martes 20 de junio
Memoria de la Madre del Señor
JUN
21
Miércoles 21 de junio
Memoria de los santos y de los profetas
JUN
22
Jueves 22 de junio
Memoria de la Iglesia
JUN
23
Viernes 23 de junio
Memoria de Jesús crucificado
JUN
24
Sábado 24 de junio
Vigilia del domingo
JUN
25
Domingo 25 de junio
Liturgia del domingo