change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Oración por la unidad de los cristianos. Recuerdo especial de las comunidades cristianas en Europa y en las Américas.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 39 (40), 2-3.7-8.10-11

2 Yo esperaba impaciente al Señor:
  hacia mí se inclinó
  y escuchó mi clamor.

3 Me sacó de la fosa fatal,
  del fango cenagoso;
  asentó mis pies sobre roca,
  afianzó mis pasos.

7 No has querido sacrificio ni oblación,
  pero me has abierto el oído;
  no pedías holocaustos ni víctimas,

8 dije entonces: «Aquí he venido».
  Está escrito en el rollo del libro.

10 He proclamado tu justicia
  ante la gran asamblea;
  no he contenido mis labios,
  tú lo sabes, Señor.

11 No he callado tu justicia en mi pecho,
  he proclamado tu lealtad, tu salvación;
  no he ocultado tu amor y tu verdad
  a la gran asamblea.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La liturgia, que hace algunos días nos ha hecho rezar con los últimos versículos del salmo 39, pone hoy en nuestros labios las primeras estrofas del salmo. El creyente da gracias al Señor porque él ha venido en su ayuda mientras se encontraba en peligro de muerte. Ha rezado al Señor con insistencia y él ha venido a salvarlo. Cuando el salmista insiste en decir “Yo esperaba impaciente al Señor”, quiere subrayar que la esperanza en el Señor es bien respondida. El Señor nunca defrauda a quien espera en él. En efecto, el salmista continúa: “hacia mí se inclinó y escuchó mi clamor” (v. 2). El Señor es un padre bueno que está atento al grito de los hijos, los escucha y se inclina de inmediato para socorrerles. Esta solícita misericordia de Dios hace brotar del corazón del creyente un “cántico nuevo”. El salmista, como queriendo subrayar la primacía de la misericordia de Dios, deja a Dios la iniciativa: “Puso en mi boca un cántico nuevo, una alabanza a nuestro Dios” (v. 4). El creyente ha puesto sólo en Dios su confianza, “no se va con los rebeldes que andan tras los ídolos” (v. 5). Toda idolatría está prohibida. Sólo Dios es el Señor de su vida. Esta es la fe del creyente bíblico: no es una cuestión de ritos y reglas, sino de corazón, de confianza, de abandono en Dios. Por esto el salmista puede decir: “No has querido sacrificio ni oblación, … no pedías holocaustos ni víctimas” (v. 7). El creyente comprende que la fe no proviene de ritos sacrificiales sino de la escucha de Dios. Por esto el salmista canta: “me has abierto el oído”, ha escuchado la Palabra del Señor y de inmediato la respuesta: “dije entonces: «Aquí he venido»” (v. 7). En estas breves frases aparece la dimensión interior de la fe bíblica, una fe que plasma el corazón e ilumina las actitudes. Es una fe interior pero no privada. El creyente siente la necesidad de dar testimonio en la asamblea del amor que recibido de su Señor: “He proclamado tu justicia ante la gran asamblea; no he contenido mis labios, tú lo sabes, Señor” (v. 10). Sí, el testimonio público del amor del Señor es parte esencial de la fe bíblica. En efecto, el Señor no salva de forma individual, a los unos separados de los otros. El Señor salva reuniéndonos a todos en un pueblo, liberándonos de las cadenas de la soledad y de la muerte. El pueblo de los salvados por Dios, y podemos unir a la vez a Israel y a la Iglesia, está llamado a dar testimonio al mundo, cada uno según sus propias formas, de que el amor transforma los corazones y reúne a los dispersos. Por esto el creyente canta: “No he callado tu justicia en mi pecho” (v. 11). Es parte de la fe ser testigos visibles del amor de Dios por todos los hombres, sin explosión de nadie: “no he ocultado tu amor y tu verdad a la gran asamblea” (v. 11) canta el salmista. El Señor confía a toda la asamblea la misión de mostrar al mundo la fuerza transformadora de su amor.


24/01/2017
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo