change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

En la Basílica de Santa María in Trastevere se reza por los enfermos


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 103 (104), 1.5-6.10.12.24.35

1 ¡Bendice, alma mía, al Señor!
  ¡Señor, Dios mío, qué grande eres!
  Vestido de esplendor y majestad,

5 Sobre sus bases posaste la tierra,
  inconmovible para siempre jamás.

6 Como un ropaje la cubría el océano,
  sobre los montes persistían las aguas;

10 A los valles envías manantiales,
  que van discurriendo por vaguadas;

12 junto a ellos habitan las aves,
  que entonan su canto entre la fronda.

24 ¡Cuán numerosas tus obras, Señor!
  Todas las hiciste con sabiduría,
  de tus creaturas se llena la tierra.

35 ¡Desaparezcan los pecadores de la tierra,
  nunca más existan los malvados!
  ¡Bendice, alma mía, al Señor!

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La liturgia nos hace cantar algunos versículos del salmo 103. Es una especie de cántico de las criaturas. Ante la belleza de la creación el salmista contempla al Creador: “¡Bendice, alma mía, al Señor! ¡Señor, Dios mío, qué grande eres! Vestido de esplendor y majestad, te arropa la luz como un manto” (v. 1). El poder del Señor viene descrito con un lenguaje cosmológico: su manto es la luz, extiende el cielo como una tienda, ha puesto la tierra sobre sus cimientos, a los ríos en sus senderos, al océano le ha marcado un límite insuperable, mira la tierra y la hace temblar, toca los montes y echan humo. Aunque la liturgia nos marca sólo unos pocos versículos, emerge en ellos la descripción de la variedad de las criaturas y de la relación que entre ellas ha establecido el Señor: los manantiales y los arroyos se unen para permitir a las bestias del campo beber en ellos, la hierba está pronta para los ganados, el sol y la luna se turnan para señalar las estaciones, los cedros se elevan para que la cigüeña pongo en ellos su nido. La creación –según el salmista- no es una masa informe, sino una densísima trama de relaciones, de servicios recíprocos, de dones que se intercambian. Viene a la mente la encíclica Laudato si del Papa Francisco. El creyente queda embelesado ante la variedad de dones de Dios, la dedicación que muestra por todos los vivientes: “A los valles envías manantiales, que van discurriendo por vaguadas” (v. 10). El estupor por la belleza de la creación y por la grandeza de Dios se transforma en gratitud porque continúa sosteniendo y dirigiendo lo que ha creado, hasta el punto de que “si escondes tu rostro, desaparecen, les retiras tu soplo y expiran, y retornan al polvo que son” (v. 29). El orden en la creación se debe a la fidelidad de Dios: “Todos ellos esperan de ti que les des su comida a su tiempo; se la das y ellos la toman, abres tu mano y se sacian de bienes” (vv. 27-28). El Señor quiere que la creación se alegre: las aves cantan entre las frondas de los árboles, en el océano juegan los monstruos marinos (v. 26), al hombre Dios le da el pan que lo sostiene y el vino que lo alegra (v. 15). Ciertamente Dios ha realizado la creación para su regocijo (v. 31), pero también para el del hombre (v. 34), a quien mira con solicitud y ternura: “Cuando sale el sol, el hombre sale a su trabajo, para hacer su faena hasta la tarde” (v. 23). La atención del salmista se centra en Dios, que tiene su mirada vuelta hacia las criaturas: “Envías tu aliento, son creados, y renuevas la faz de la tierra” (v. 30). Se invita al hombre a mirar con la misma mirada de Dios durante la creación: “Y vio Dios que estaba bien” (Gn 1). El salmo termina con una amenaza, que puede sorprender pero que revela el plan de Dios: “¡Desaparezcan los pecadores de la tierra, nunca más existan los malvados!” (v. 35). El mal existe, y el hombre debe combatir junto a Dios para eliminarlo. La sabiduría del Eclesiástico comenta: “Una cosa confirma la excelencia de otra, ¿quién puede cansarse de contemplar su gloria? … Podríamos decir mucho más y nunca acabaríamos. Mi conclusión es ésta: «Él lo es todo.» ¿Dónde hallar fuerza para glorificarle? ¡Él es más grande que todas sus obras!” (42, 25; 43, 27-28).


06/02/2017
Oración por los enfermos


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo