change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 103 (104), 1-2.27-30

1 ¡Bendice, alma mía, al Señor!
  ¡Señor, Dios mío, qué grande eres!
  Vestido de esplendor y majestad,

2 te arropa la luz como un manto,
  como una tienda extiendes el cielo,

27 Todos ellos esperan de ti
  que les des su comida a su tiempo;

28 se la das y ellos la toman,
  abres tu mano y se sacian de bienes.

29 Si escondes tu rostro, desaparecen,
  les retiras tu soplo y expiran,
  y retornan al polvo que son.

30 Si envías tu aliento, son creados,
  y renuevas la faz de la tierra.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La liturgia propone para nuestra oración algunos versículos del salmo 103. En los dos primeros con los que comienza el salmo se nos pide unirnos a la bendición que brota de lo profundo del corazón del creyente mientras contempla la creación: “¡Bendice, alma mía, al Señor!” (v. 1). Esa belleza es fruto de la obra de Dios: “¡Señor, Dios mío, qué grande eres! Vestido de esplendor y majestad, te arropa la luz como un manto” (vv. 1-2). El salmista, por tanto, compone la alabanza a Dios que ha creado el mundo con una armonía plena hecha de una densísima trama de relaciones, de servicios recíprocos entre las criaturas que se intercambian dones. Es el encanto ante tanta belleza y armoniosa variedad. La liturgia nos propone a continuación la sexta estrofa del salmo –la que corresponde a los versículos 27 al 30- en la que el salmista hace que toda la creación se vuelva hacia el Señor: todos ante Dios esperando confiadamente sus dones de vida. Es una bella oración extraída de las “Dieciocho Bendiciones” –un conocido texto de la liturgia sinagogal- que explicita bien esta espera: “Tú eres eterno y poderoso, mi Señor, haz descender el rocío, haz que el viento sople y que caiga la lluvia a su tiempo. Tu alimentas a los vivientes. Sostén a quien vacila, a quien se debate y se angustia en la duda, y corre el riesgo incluso de caer en el pecado. Tú devuelves la salud a los enfermos, liberas a los prisioneros, haces vivir a los muertos manteniendo la promesa que hiciste a quien está en la sombra y yace en la tierra”. El salmista presenta a las criaturas en espera de la decisión de Dios: “Todos ellos esperan de ti que les des su comida a su tiempo; se la das y ellos la toman, abres tu mano y se sacian de bienes” (vv. 27-28). Vienen a la mente las palabras de Jesús, que pide a los que le escuchan tener la misma fe en el Padre que tienen los pájaros del cielo y los lirios del campo (cfr. Mt 6, 26-29). Concluye Jesús: “Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, Dios así la viste, ¿no lo hará mucho más con vosotros, hombres de poca fe?” (v. 30). La creación se pone como ejemplo para los hombres, que por el contrario están a menudo tan replegados sobre sí mismos que se vuelven ciegos y obtusos. El salmista, a través de un diálogo filial imaginario entre las criaturas y el Creador, exhorta a los creyentes no sólo a contemplar la creación sino a imitarla en su espera confiada en los dones de Dios. En los dos versículos siguientes (29 y 30) el salmista invoca el “aliento¨ que Dios da al hombre para que viva. Es el envío del “espíritu” lo que renueva todas las cosas: “Si envías tu aliento, son creados, y renuevas la faz de la tierra” (v. 30). Este versículo ha sido transformado en oración de la liturgia para que el Señor mande su espíritu sobre la comunidad de discípulos para que puedan renovar la tierra: “Manda tu Espíritu, oh Señor, y renueva la faz de la tierra”.


08/02/2017
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo