change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de Onésimo, esclavo de Filemón y hermano en la fe del apóstol Pablo.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Filemón 1,4-21

Doy gracias sin cesar a mi Dios, recordándote en mis oraciones, pues tengo noticia de tu caridad y de tu fe para con el Señor Jesús y para bien de todos los santos, a fin de que tu participación en la fe se haga eficiente mediante el conocimiento perfecto de todo el bien que hay en nosotros en orden a Cristo. Pues tuve gran alegría y consuelo a causa de tu caridad, por el alivio que los corazones de los santos han recibido de ti, hermano. Por lo cual, aunque tengo en Cristo bastante libertad para mandarte lo que conviene, prefiero más bien rogarte en nombre de la caridad, yo, este Pablo ya anciano, y además ahora preso de Cristo Jesús. Te ruego en favor de mi hijo, a quien engendré entre cadenas, Onésimo, que en otro tiempo te fue inútil, pero ahora muy útil para ti y para mí. Te lo devuelvo, a éste, mi propio corazón. Yo querría retenerle conmigo, para que me sirviera en tu lugar, en estas cadenas por el Evangelio; mas, sin consultarte, no he querido hacer nada, para que esta buena acción tuya no fuera forzada sino voluntaria. Pues tal vez fue alejado de ti por algún tiempo, precisamente para que lo recuperaras para siempre, y no como esclavo, sino como algo mejor que un esclavo, como un hermano querido, que, siéndolo mucho para mí, ¡cuánto más lo será para ti, no sólo como amo, sino también en el Señor!. Por tanto, si me tienes como algo unido a ti, acógele como a mí mismo. Y si en algo te perjudicó, o algo te debe, ponlo a mi cuenta. Yo mismo, Pablo, lo firmo con mi puño; yo te lo pagaré... Por no recordarte deudas para conmigo, pues tú mismo te me debes. Sí, hermano, hazme este favor en el Señor. ¡Alivia mi corazón en Cristo! Te escribo confiado en tu docilidad, seguro de que harás más de lo que te pido.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El pasaje de la carta que hemos escuchado constituye casi todo el texto de una nota autografiada que el apóstol Pablo envió desde su prisión –es probable que a Éfeso- a su amigo Filemón, pidiéndole que acogiera de nuevo en su casa a Onésimo, el esclavo que se había fugado posiblemente por un robo que había cometido. Onésimo encontró refugio con el apóstol, que lo acogió llegando incluso a convertirlo a la fe cristiana, como había hecho también con Filemón. En cierto modo, tanto el uno como el otro, amo y esclavo, eran “hijos” del apóstol en la fe. En las pocas líneas escritas por Pablo aparece la intensidad de su pasión apostólica: su vínculo con el esclavo es tal que lo gana para el Evangelio, y no pudiendo retenerlo junto a sí a pesar de necesitarlo, lo envía de vuelta al amigo Filemón para que lo vuelva a acoger en su casa “no como esclavo, sino como algo mejor que un esclavo, como un hermano querido”. Esta breve afirmación destruye por completo la esclavitud: el apóstol no pide la abolición de la ley sino mucho más, la eliminación radical de la esclavitud para afirmar el primado absoluto de la “fraternidad”. Deberán pasar siglos para que esta recomendación de Pablo encuentre su realización legislativa en el mundo occidental. Por otro lado se trata de una revolución profunda que podríamos decir que daba sus primeros pasos a través de la nueva relación entre Filemón y Onésimo que pide el apóstol. Pablo le pide a Filemón que acoja al esclavo como si se tratara de él mismo: “Si me tienes como algo unido a ti, acógele como a mí mismo”. La memoria de Onésimo es oportuna para ayudarnos a abrir aún más los ojos ante la sociedad contemporánea, que todavía hoy está marcada gravemente por tantas esclavitudes. Ya no se trata de la esclavitud tradicional refrendada incluso por la ley. Pero en no pocos países del munto han nacido muchas otras formas de esclavitud que subyugan a hombres y mujeres, incluso niños, a la voluntad absoluta de amos violentos. Baste pensar en el drama del tráfico de seres humanos, el trabajo forzado al que se ven sometidos tantos emigrantes, a las modernas esclavitudes por motivos económicos o de orden sexual. Son heridas que aquejan a muchísimas personas en todo el mundo. La memoria de Onésimo, el esclavo que fue “salvado” por Pablo, sacude el torpor de tantos ante las innumerables formas de esclavitud moderna. Para nosotros los creyentes el compromiso del apóstol Pablo es una invitación apremiante a acoger la fuerza de la libertad del Evangelio, que pide salvaguardar la dignidad de todos, empezando por los más débiles, y también de los esclavos de hoy.


16/02/2017
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
18
Lunes 18 de diciembre
Oración por la Paz
DIC
19
Martes 19 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
20
Miércoles 20 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
21
Jueves 21 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
22
Viernes 22 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
23
Sábado 23 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
24
Domingo 24 de diciembre
Liturgia del domingo