change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

En la Basílica de Santa María in Trastevere se reza por la paz.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 92 (93), 1-2.5

1 Reina el Señor, vestido de majestad,
  el Señor, vestido y ceñido de poder,
  y así el orbe está seguro, no vacila.

2 Tu trono está firme desde antaño,
  desde la eternidad existes tú.

5 Son firmes del todo tus dictámenes,
  la santidad es el ornato de tu casa,
  oh Señor, por días sin término.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Con el salmo 92 comienza una serie de himnos que se prolonga hasta el salmo 98, con los que se celebra la “realeza de Dios”. El salmista canta: “Reina el Señor, vestido de majestad, el Señor, vestido y ceñido de poder, y así el orbe está seguro, no vacila. Tu trono está firme desde antaño, desde la eternidad existes tú” (vv. 1-2). El mundo está firme y no vacila porque está el Señor; sin Dios el mundo volvería al caos. Esta convicción permite leer el mundo y la historia con una mirada de fe, es decir, con al menos una chispa de la mirada misma del Creador, una mirada que sabe descender a lo más profundo de la vida humana. Según la cosmología bíblica el mundo es como un bloque que se yergue sobre el océano primordial, símbolo de la nada y de las fuerzas que amenazan a la creación. Estas aguas caóticas se agitan inútilmente como rebeldes “levantando” hasta tres veces su protesta contra el dominio soberano del Señor (vv. 3-4). Más allá de las concepciones del mundo, el creyente sabe que toda la creación está en manos de Dios. Él, que la ha creado, continúa sosteniéndola. El Señor, que ha elegido para sí al pueblo de Israel, está junto a él y lo defiende de los asaltos del enemigo. La fe del salmista es clara: “el Señor reina” y es más fuerte que el mal. El Señor, de hecho, sostiene al mundo firmemente en sus manos. Los ríos se pueden desbordar, pero Dios es más fuerte; las aguas del océano pueden desatarse, pero Dios las domina. El salmista parece ocuparse más de la creación que de la historia de los hombres. Sabemos sin embargo que en la concepción bíblica la creación, el mundo y la historia humana están estrechamente unidas. La creación no es simplemente un teatro en el que desarrolla la historia de la humanidad, forma parte de la historia misma y se ve involucrada en el mismo destino del hombre. Se podría decir que la preocupación de Dios por la creación es otra cara de su preocupación por el hombre. Esto, por otra parte, evoca la visión del final de los tiempos descrita en el Apocalipsis: “Luego vi un cielo nuevo y una tierra nueva” (21, 1). En este contexto se encuadra la responsabilidad de los creyentes hacia la creación: Dios ha puesto al hombre en su cima para custodiarla y gobernarla sin alterar las reglas impresas en el corazón mismo de la creación. El hombre no debe olvidar que Dios es el “rey” de la creación, y él sólo su administrador.


20/02/2017
Oración por la Paz


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo