change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 31 (32), 1-2.5-8

1 ¡Dichoso al que perdonan su culpa
  y queda cubierto su pecado!

2 Dichoso el hombre a quien el Señor
  no le imputa delito,
  y no hay fraude en su interior.

5 Reconocí mi pecado
  y no te oculté mi culpa;
  me dije: «Confesaré
  al Señor mis rebeldías».
  Y tú absolviste mi culpa,
  perdonaste mi pecado.

6 Por eso, quien te ama te suplica
  llegada la hora de la angustia.
  Y aunque aguas caudalosas se desborden
  jamás le alcanzarán.

7 Tú eres mi cobijo,
  me guardas de la angustia,
  me rodeas para salvarme.

8 «Voy a instruirte, a mostrarte el camino a seguir;
  sin quitarte los ojos de encima, seré tu consejero».

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La liturgia nos propone nuevamente, a distancia de pocos días, algunos versículos del salmo 31, y lo une a la lectura del libro del Eclesiástico, que invita al pecador a volver a Dios: “Conviértete al Señor y abandona tus pecados, suplica ante su rostro y quita los obstáculos. Vuélvete al Altísimo y apártate de la injusticia, detesta de corazón la iniquidad (17, 25-26). El salmista canta la alegría, la dicha del pecador que ha recibido el perdón. El texto define el perdón con tres verbos. El pecado “es perdonado”, literalmente “es quitado”: el pecado, que era como un peso que cargábamos sobre nuestras espaldas, Dios nos lo ha quitado. A continuación el pecado “queda cubierto”, es decir, Dios lo esconde tanto a sus ojos como a los nuestros, lo que significa que Dios lo ha cancelado. Escribe San Ambrosio: “La expresión cubrir el pecado se aplica a quien es perdonado, porque él lo cancela por completo y considera que nunca ha existido”. Y finalmente el pecado ya no se “imputa”, es decir, deja de figurar en la lista de obras del pecador. El profeta Isaías escribe: “Así fueren vuestros pecados rojos como el carmesí, cual la lana quedarán” (Is 1, 18). El salmista contrapone la alegría del que abre su corazón a Dios y recibe su perdón a la angustia del que permanece replegado en sí mismo y no se confía al Señor. “Guardaba silencio –escribe el salmista- y se consumía mi cuerpo, cansado de gemir todo el día, pues descargabas día y noche tu mano sobre mí; mi corazón cambiaba como un campo que sufre los ardores del estío” (vv. 3-4). Subrayando su silencio (“guardaba silencio”) el salmista nos recuerda el instinto que habita en cada uno de nosotros de esconder nuestro pecado a Dios, a los demás e incluso a nosotros mismos, pensando de esa manera, si no apartarlo al menos edulcorarlo. En realidad el pecado no se puede apartar, sólo puede ser perdonado y cancelado. Fingir no verlo, o peor, quererlo justificar, significa permanecer en la mentira. Y la mentira hace vivir mal: pesa, aprisiona y reseca el alma como bien dice el salmista: “Mi corazón cambiaba como un campo que sufre los ardores del estío”. En ese sentido se puede entender el vínculo que subraya el salmista entre el pecado y la enfermedad, el pecado y los males que nos suceden. El salmo viene a decir que el pecado no es una dimensión abstracta y vacía; al contrario, incide sobre la vida, condiciona los comportamientos, aprisiona el corazón. No es posible dejarlo de lado sin un cambio real del corazón. El salmista, que ha comprendido todo eso, decide confesar a Dios su pecado: “Reconocí mi pecado y no te oculté mi culpa” (v. 5). Si la mentira reseca, la sinceridad ante Dios hace revivir: no debes fingir ya más ante ti mismo, ni ante Dios, ni ante los demás, y te sientes libre. Reconocer el propio pecado, y por tanto confesarlo a Dios, no es un gesto humillante sino un acto de verdad; no rebaja la dignidad sino que la exalta. Pedir perdón no es una fría humillación, ni tampoco un menoscabo para la dignidad, sino reconocer al Señor como un Padre que comprende la fragilidad de sus hijos y que perdona con generosidad: “Me dije: «Confesaré al Señor mis rebeldías». Y tú absolviste mi culpa, perdonaste mi pecado” (v. 5). Un antiguo sabio cristiano, Casiodoro, escribía: “Leamos este salmo con atención, y sintamos remordimiento en el corazón. De hecho, ¿sobre qué salmo es más justo reflexionar con la máxima atención sino aquél en el que los pecados son perdonados por las palabras de un Juez así? El salmo tiene esta característica especial y única: que mientras los demás salmos penitenciales en su discurso exultan según el impulso de un arrepentimiento venido del cielo, únicamente en este el Señor promete misericordia y alegría”. El salmista, que ha vivido la experiencia del pecado y de la consiguiente vida triste de mentiras, con el perdón reencuentra la libertad. Por ello desde el principio exclama: “¡Dichoso al que perdonan su culpa y queda cubierto su pecado! Dichoso el hombre a quien el Señor no le imputa delito, y no hay fraude en su interior” (v. 2).


27/02/2017
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo