change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo del profeta Isaías.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 10,22-30

Se celebró por entonces en Jerusalén la fiesta de la Dedicación. Era invierno. Jesús se paseaba por el Templo, en el pórtico de Salomón. Le rodearon los judíos, y le decían: «¿Hasta cuándo vas tenernos en vilo? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente.» Jesús les respondió: «Ya os lo he dicho, pero no me creéis.
Las obras que hago en nombre de mi Padre
son las que dan testimonio de mí; pero vosotros no creéis
porque no sois de mis ovejas. Mis ovejas escuchan mi voz;
yo las conozco y ellas mi siguen. Yo les doy vida eterna
y no perecerán jamás,
y nadie las arrebatará de mi mano. El Padre, que me las ha dado, es más grande que todos,
y nadie puede arrebatar nada de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La fiesta de la Dedicación del templo se celebraba cada año y caía en invierno. Jesús -nos dice el evangelista Juan- se encuentra este día de fiesta en el pórtico de Salomón, uno de los pórticos que rodean por el interior la plaza del templo. Será el lugar donde la primera comunidad cristiana, tras la resurrección, se congregará para realizar sus encuentros, como si quisiera continuar lo que hacía y decía Jesús. Muchos escuchan a Jesús y le piden que diga claramente si es el Mesías o no. No quieren continuar en la incertidumbre y en la duda. Sus preguntas parecen legítimas: "¿Hasta cuándo vas a tenernos en vilo? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente". En realidad, más que buscar a Jesús, más que comprender su corazón y sus pensamientos y, por tanto, participar en su misión, aquellos judíos buscan su seguridad, su tranquilidad. Su búsqueda está muy lejos de la búsqueda del Bautista que dejó sus certezas y su avara tranquilidad para buscar a Dios. Era un deseo tan profundo que ni siquiera la cárcel pudo sofocar. Nuestra actitud es bien distinta: más que buscar la verdad y el bien, queremos tener la conciencia tranquila, no pasar angustia alguna. Pero buscar a Dios requiere abandonar las certezas que se tienen, las costumbres de uno para aceptar una palabra que viene de fuera y que nos ayuda. Jesús responde a las preguntas que le hacen diciendo que las obras que había hecho daban testimonio de él: "Las obras que hago en nombre de mi Padre son las que dan testimonio de mí". En realidad, los ojos de quienes le escuchaban estaban cegados por el egoísmo y la soledad. Por eso Jesús les dice: pero vosotros no creéis porque no sois de mis ovejas". La cuestión es que sin la familiaridad con el Evangelio no nos acercamos al misterio de Dios. Aquel que se pone con disponibilidad de corazón a escuchar el Evangelio sentirá la grandeza del amor de Jesús y entenderá que nadie se lo podrá arrebatar de la mano, pues el Señor es más fuerte que el mal y que la muerte.


09/05/2017
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo