change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Fiesta de la Visitación de María a Isabel.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas 1,39-56

En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!» Y dijo María: «Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava,
por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán
bienaventurada, porque ha hecho en mi favor maravillas el Poderoso, Santo es su nombre y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los que son soberbios en su propio corazón. Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes. A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos sin nada. Acogió a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
- como había anunciado a nuestros padres - en favor de Abraham y de su linaje por los siglos.» María permaneció con ella unos tres meses, y se volvió a su casa.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La Iglesia católica y la Iglesia anglicana recuerdan hoy la visitación de María a Isabel. El Evangelio que hemos escuchado nos anuncia este acontecimiento. María, al saber por el ángel que Isabel estaba embarazada, corre a verla. "Con prontitud", escribe Lucas. Podríamos decir que el Evangelio siempre nos ayuda a actuar con prontitud, es decir, nos hace salir de nuestras costumbres, de nuestras preocupaciones y de nuestros pensamientos. ¡Y cuántos pensamientos tenía María en aquellos momentos, después de que la Palabra de Dios le hubiera cambiado completamente la vida! El Evangelio hace que nos levantemos de nosotros mismos y nos impulsa a estar junto a quien sufre o a quien lo necesita, como la anciana Isabel que debía hacer frente a una difícil maternidad. Isabel, al ver a la joven María llegar a su casa, se alegró profundamente hasta su seno. Es la alegría de los débiles y de los pobres cuando reciben la visita de las "siervas" y los "siervos" del Señor, que son los que creyeron "que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor". La Palabra de Dios, cuando es acogida con fe, crea una alianza nueva en el mundo, una alianza inusitada, la alianza entre los discípulos del Evangelio y los pobres. María se convirtió en la primera de los creyentes. Ella estuvo marcada desde el inicio por la bienaventuranza de aquel que escucha la Palabra de Dios. Es la primera bienaventuranza del Evangelio, como escribe Lucas: "Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor". La felicidad de María, la primera discípula del Evangelio, se expresa en el canto del Magnificat. Es un canto que manifiesta la alegría de una muchacha de un pueblo perdido de la periferia del Imperio al ver que el Señor del cielo y de la tierra se ha inclinado sobre ella, su pobre sierva. María no cree ser digna de consideración, como en general reclamamos cada uno de nosotros. Sabe que todo le viene de Dios y que en Dios se origina su grandeza y su fuerza. El Dios que libró a Israel, que protegió a los pobres, que humilló a los soberbios y que colmó de bienes a los hambrientos se inclinó sobre ella y la amó. Y ella lo acogió en su corazón. Desde aquel día, a través de ella, Dios ha puesto su morada entre los hombres.


31/05/2017
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo