change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 21,15-19

Después de haber comido, dice Jesús a Simón Pedro: «Simón de Juan, ¿me amas más que éstos?» Le dice él: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis corderos.» Vuelve a decirle por segunda vez: «Simón de Juan, ¿me amas?» Le dice él: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis ovejas.» Le dice por tercera vez: «Simón de Juan, ¿me quieres?» Se entristeció Pedro de que le preguntase por tercera vez: «¿Me quieres?» y le dijo: «Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis ovejas. «En verdad, en verdad te digo:
cuando eras joven,
tú mismo te ceñías,
e ibas adonde querías;
pero cuando llegues a viejo,
extenderás tus manos
y otro te ceñirá
y te llevará adonde tú no quieras.» Con esto indicaba la clase de muerte con que iba a glorificar a Dios. Dicho esto, añadió: «Sígueme.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Evangelio que hemos escuchado nos lleva a los días después de la resurrección. Jesús está a orillas del lago de Tiberíades, donde había conocido a Pedro y lo había llamado a seguirle. En aquella misma orilla, como si fuera un nuevo inicio, Jesús pregunta a Pedro sobre lo más importante: el amor. Jesús sabe que lo único que hará que Pedro esté unido a él para siempre no es un sentimiento de deber o la fuerza de voluntad, sino el deseo de devolver con su cariño el amor ilimitado que ha recibido. Por eso Jesús lo interroga tres veces seguidas, como si quisiera subrayar que nos encontramos ante la pregunta esencial, que debemos plantearnos cada día. Es la pregunta que resume toda Palabra pronunciada por Dios: «¿Me amas tú?» La respuesta de Pedro primero muestra orgullo y dolor, porque piensa que el Señor no se fía de él. Pero la insistencia del Maestro vence su resistencia y pone de manifiesto su debilidad, haciéndole sentir con fuerza la necesidad de confiar en él una vez más para aprender qué significa amar con todo el corazón, con toda la mente y con todas las fuerzas. Las palabras que Jesús le dirige a Pedro abren un resquicio en el futuro del apóstol. Pedro encontrará finalmente su solidez, pero no por su fortaleza de ánimo, como pensaba primero, sino más bien porque confía totalmente en el Señor, en dejarse guiar por él para llegar allí donde ni siquiera imaginaba. De ese modo se hace realidad la profecía de un pescador que logrará atraer, con las redes del Evangelio, a multitud de hombres hacia el Señor. Ese mismo es el itinerario de todo discípulo que quiere seguir el Evangelio, porque solo con Jesús se experimenta la vida verdadera. Pedro no sabe dónde llegará, ni por dónde pasará; pero saber que cuenta con la fidelidad del amor del Maestro hace que sea capaz de responder a aquella invitación que recibe: «¡Sígueme!».


02/06/2017
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo