change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 127 (128), 1-5

1 Canción de las subidas.

2 Dichosos todos los que temen a Yahveh,
los que van por sus caminos.
3 Del trabajo de tus manos comerás,
¡dichoso tú, que todo te irá bien!
4 Tu esposa será como parra fecunda
en el secreto de tu casa.
Tus hijos, como brotes de olivo
en torno a tu mesa.
5 Así será bendito el hombre
que teme a Yahveh.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La liturgia del día nos hace cantar casi entero el Salmo 127. El salmista empieza con la bienaventuranza del creyente: «¡Dichosos los que temen al Señor y recorren todos sus caminos!» (v. 1), que retoma hacia la mitad: «Con tales bienes será bendecido el hombre que teme al Señor» (v. 4). El temor del Señor no es fruto del miedo, sino de la fe, es decir, de ser conscientes de que estamos ante lo más elevado y valioso que tenemos. Y debemos temer echarlo a perder o, aún peor, olvidarlo. Temer, amar, servir al Señor, según el Deuteronomio, son aspectos complementarios del hombre de fe. El libro de los Proverbios en sus primeros versículos ayuda a entender que para alcanzar la sabiduría es fundamental el temor del Señor: «El temor del Señor es el principio del conocimiento» (Pr 1,7). El hombre que lo cultiva recibirá la bendición del Señor y su vida dará mucho fruto. En un mundo que muchas veces se siente todopoderoso hasta el punto de creerse señor de la vida de los demás y de la creación es muy necesario el temor de Dios. En realidad, aquel que cree ser señor fácilmente se convierte en destructor de sí mismo y de los demás. Un antiguo sabio cristiano, Casiodoro, comentando este salmo, escribía: «Las palabras “Dichoso quien teme al Señor” significan que quien vive en el temor de perder los bienes de este mundo no es dichoso. Estos temores hacen que las personas sean presa de la debilidad y el temor, y así no pueden crecer sino, por el contrario, menguar, no pueden ascender sino caer inexorablemente. El temor de Dios, en cambio, es un ofrecimiento de amor, es principio de caridad, señal de bondad. El temor adecuado alienta al creyente y refuerza al afligido, demostrándoles que no existe alegría sin temor». El salmista no presenta una idea negativa o crítica del bienestar. Más bien habla con entusiasmo del valor del trabajo de nuestras manos; invoca la bendición de Dios para que tengamos bienestar y nuestra vida sea plena. El salmista utiliza la imagen de una familia llena de amor y de vida para mostrar el fruto del temor de Dios. El papa Francisco puso este salmo al inicio de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia para mostrar la fuerza de una familia que confía en el Señor. Sucede lo mismo con la Iglesia, que es «familia de Dios», y también con toda forma asociada. El temor de Dios ayuda a los hombres a vivir juntos en paz y prosperidad. El Señor da su bendición a quien le teme y confía en él. En el libro de los Números leemos la bendición de Dios a los creyentes: «Que el Señor te bendiga y te guarde; que el Señor ilumine su rostro sobre ti y te sea propicio; que el Señor te muestre su rostro y te conceda la paz» (Nm 6,24-26). También nosotros hemos sentido la eficacia de la bendición del Señor. Cuando dejamos que nos guíe la Palabra de Dios, nuestra vida es más humana y somos capaces de hacer el bien. La bendición requiere que el hombre no afronte la vida solo ni únicamente con sus fuerzas, sino que confíe en Dios, que solo quiere favorecernos.


08/06/2017
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo