change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 115 (116), 10-11.15-18

10 ¡Tengo fe, aún cuando digo:
  «Soy un desdichado»!,

11 yo que dije consternado:
  «los hombres son mentirosos».

15 A los ojos del Señor es preciosa
  la muerte de los que lo aman.

16 ¡Ah, Señor, yo soy tu siervo,
  tu siervo, hijo de tu esclava,
  tú has soltado mis cadenas!

17 Te ofreceré sacrificios de acción de gracias
  e invocaré el nombre del Señor.

18 Cumpliré mis votos al Señor
  en presencia de todo el pueblo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La liturgia de hoy pone en nuestra boca los últimos versículos del Salmo 116. El salmo se presenta como una gran oración en el templo ante la asamblea para dar gracias al Señor porque ha recibido un gran don. Dice el salmista: «Alzaré la copa de salvación e invocaré el nombre del Señor. Cumpliré mis votos al Señor en presencia de todo el pueblo» (vv. 13-14). La tradición cristiana ha repetido estas palabras en la Eucaristía, momento por excelencia de dar gracias a Dios. Desde el inicio las palabras expresan un intenso amor del creyente por el Señor: «Amo al Señor porque escucha mi voz suplicante» (v. 1). Es un amor fuerte y apasionado. Por otra parte, no debería haber alternativa al amor con Dios: Él nos ha amado primero y continúa apasionándose por nosotros. El creyente, en la primera parte del salmo, explica brevemente su pasado para mostrar que el Señor, en los momentos de desorientación o de abandono, ha estado siempre a su lado: «¡Tengo fe, aún cuando digo: “Soy un desdichado”!, yo que dije consternado: “los hombres son mentirosos”» (vv. 10-11). Las difíciles situaciones que recuerda el salmista son situaciones habituales. ¡Cuántas historias de abandono hay todavía hoy! ¡Cuánta violencia se inflige sobre la vida de los hombres, sobre todo los más pobres! ¡Cuántas traiciones hay porque tendemos a pensar solo en nosotros mismos! Y todos sabemos que solo el Señor no traiciona, no abandona, no nos humilla. El ejemplo de Jesús, en ese sentido, es extraordinario. Él no vino para servirse a sí mismo, sino para servirnos a nosotros y salvarnos de todas las esclavitudes que nos oprimen. Dios también tiene en alta estima nuestra muerte. El salmista dice: «A los ojos del Señor es preciosa la muerte de los que lo aman» (v. 15). El Señor está a nuestro lado incluso en el momento de la muerte, cuando muchas veces experimentamos el abandono. Y sobre todo, está al lado de los fieles para defender su fe. Realmente es «preciosa» a sus ojos esta muerte. Debería ser igual a nuestros ojos. Es algo que debería ser para nosotros ejemplo y estímulo para comunicar con mayor impulso el Evangelio que rompe las «cadenas» (v. 16) de la esclavitud. El salmista exhorta a los creyentes a no dejar jamás de elevar su oración a Dios porque está siempre atento a nuestra oración: nunca se cansa de escuchar y nunca niega su ayuda. En los primeros versículos del salmo se recuerda una verdad que encontramos en toda la Escritura: «estaba yo postrado y me salvó» (v. 6). El Señor escucha el grito de los pobres e interviene siempre en su ayuda. Realmente al hombre de fe le basta Dios y solo a él debe dirigir sus alabanzas para que lo salve de los enemigos y de la muerte. Es muy hermosa esta oración de un sabio judío: «Amadísimo, padre misericordioso, pon a tu siervo a tu servicio... Oh querido, oh hermoso, oh esplendor del mundo, mi alma está enferma de amor por ti! Dios, te ruego que la cures revelándole tu dulce rostro. Así recobrará las fuerzas y te servirá fielmente por siempre. Padre eterno, conmuévete y ten piedad del hijo que te ama, que se consume por ver tu potencia y gloria. ¡Oh Dios mío, deseadísimo, manifiéstate pronto, pronto! ¡Revélate, adorado, y extiende tu paz sobre mí! Que la tierra brille con tu gloria, que todos los seres vivos entren en ti. Pronto, amado; ha llegado el momento, concédeme, como antes, tu gracia».


16/06/2017
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo