change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

En la Basílica de Santa Maria in Trastevere de Roma se reza por los enfermos.
Recuerdo del apóstol Tomás. Confesó a Jesús como su Señor y, según la tradición, dio testimonio de él hasta la India.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Juan 20,24-29

Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor.» Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré.» Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro y Tomás con ellos. Se presentó Jesús en medio estando las puertas cerradas, y dijo: «La paz con vosotros.» Luego dice a Tomás: «Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente.» Tomás le contestó: «Señor mío y Dios mío.» Dícele Jesús: «Porque me has visto has creído.
Dichosos los que no han visto y han creído.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hoy celebramos la fiesta de san Tomás, llamado el Mellizo. El Evangelio de Juan habla de él varias veces en relación a los grandes misterios de la glorificación de Jesús. Es capaz de generosos episodios, como cuando en el momento de la muerte de Lázaro exhorta a los demás discípulos a ir con Jesús aunque eso comportara la muerte. Según la tradición Tomás evangelizó Persia y las costas occidentales de India, donde murió mártir: los cristianos de Malabar lo consideran el fundador de su Iglesia. El Evangelio que hemos escuchado nos lo presenta los días después de la Pascua. La tarde de la Pascua Jesús se presenta en medio de los discípulos reunidos en el cenáculo, pero Tomás no está. Es el único que no está. También él tiene el corazón herido por lo sucedido, pero se aleja de los demás. Además de él tampoco están los hombres y las mujeres –nosotros incluidos– que desde aquel día han recibido el anuncio del Evangelio de la resurrección por boca de los apóstoles. Tomás no cree en las palabras de los demás discípulos cuando le explican lo sucedido. Para Tomás –y no solo para él– es imposible que de los lugares de muerte pueda nacer la vida; es inconcebible que un crucificado pueda volver a vivir. Es un hombre realista que al final, como pasa a menudo, termina siendo cínico, duro, casi vulgar al referirse a las manos y el costado de Jesús, pero que revela el sufrimiento y la cruel imposibilidad de mantener la esperanza. Para un hombre cínico la esperanza es una ilusión y el mal, la última palabra sobre la vida. El domingo siguiente Jesús vuelve y les dirige de nuevo un saludo de paz. La esperanza es insistente y requiere siempre múltiples confirmaciones. Todo el mundo la necesita, porque el mal parece siempre definitivo y el amor, provisional e inseguro. Jesús se dirige a Tomás diciéndole: «No seas incrédulo sino creyente» y le dice que ponga el dedo en las llagas y la mano en la herida del costado, que eran justo el motivo de su desconfianza. Entonces el discípulo se arrodilla y profesa su fe: «Señor mío y Dios mío». No es Tomás, el que toca el cuerpo herido de Jesús, sino que son más bien las palabras de Jesús, las que tocan el corazón de Tomás y lo conmueven. En realidad Tomás está presente en cada discípulo, está presente en quien pasa dificultades y tiene dudas, está presente en quien sufre porque no cree, está presente en quien siente dolor porque no puede amar, está presente en quien le cuesta tener esperanza. Pero todo eso de algún modo acerca a la fe. Jesús vuelve, domingo tras domingo, y nos dice: «Dichosos los que no han visto y han creído». Si nos dejamos tocar el corazón, nos bastarán sus palabras para creer. El hombre de fe no es aquel que se convence, sino aquel que confía y cree incluso cuando no ve.


03/07/2017
Oración por los enfermos


Agenda de la semana
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
18
Lunes 18 de diciembre
Oración por la Paz
DIC
19
Martes 19 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
20
Miércoles 20 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
21
Jueves 21 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
22
Viernes 22 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
23
Sábado 23 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
24
Domingo 24 de diciembre
Liturgia del domingo