change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 25 (26), 2-3.9-12

2 Escrútame, Señor, ponme a prueba,
  aquilata mi corazón y mis entrañas,

3 que tengo presente tu amor
  y te soy fiel en la vida.

9 No dejes que muera entre pecadores,
  que acabe mi vida entre asesinos,

10 con sus manos llenas de infamia
  y su diestra repleta de soborno.

11 Yo, en cambio, llevo una vida íntegra,
  rescátame, ten piedad de mí;

12 mi pie sigue el camino recto,
  en la asamblea te bendeciré, Señor.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Salmo se abre con la oración del salmista –que probablemente hizo en el templo– para que el Señor se fije en él: «Escrútame, Señor, ponme a prueba, aquilata mi corazón y mis entrañas» (v. 2). El creyente sabe que el encuentro con el Señor purifica su corazón. El encuentro con el Señor siempre tiene efecto. La oración del salmista muestra a un hombre preocupado por las acusaciones injustas que le hacen y que podrían terminar condenándole. Ve que corre la misma suerte que los pecadores y los asesinos, aunque sabe que es inocente. Por eso se presenta en el templo, y se pone frente al Señor. Y le pide al Señor que sea él mismo el que haga salir la verdad, pues sabe que es un juez justo. La confianza en el Señor que juzga con justicia y con verdad está presente en todas las páginas bíblicas. El Señor se presenta siempre como el defensor de los pobres y de los débiles. El salmista invoca: «No dejes que muera entre pecadores, que acabe mi vida entre asesinos» (v. 9). Consciente de la falsedad de las acusaciones que hacen contra él, le presenta al Señor su inocencia: he seguido el camino de la integridad y la verdad; no me he dejado seducir por hombres mentirosos e insidiosos; no he cedido a su modo de vivir y no me he dejado fascinar por sus éxitos; yo he asistido a las asambleas litúrgicas. Por eso invoca la justicia de Dios sabiendo que el Señor lo salvará, aunque también sabe que es pecador. Distanciarse del mal no es suficiente. El creyente sabe que necesita la ayuda de Dios para cumplir su justicia que es mucho más profunda que la justicia humana. La justicia de Dios requiere amor por los demás y especialmente por los más débiles. En ese sentido el creyente le pide al Señor que le rescate de una vida que no está llena de amor y misericordia. Y se dirige al Señor: «Rescátame, ten piedad de mí» (v. 11). La fe bíblica lleva al creyente por el camino de la justicia y al mismo tiempo por el camino de la misericordia sobreabundante de Dios. La piedad cristiana asoció este salmo a la liturgia eucarística: en el momento en el que el celebrante se lava las manos, le pide al Señor que le sean lavados y perdonados sus pecados. El salmista ruega: «Lavo y purifico mis manos, doy vueltas a tu altar» (v. 6), y añade: «Amo, Señor, la belleza de tu Casa, el lugar donde se asienta tu gloria» (v. 8). El salmista sabe que el Señor siempre escucha la voz de quien vive en su casa y se dirige a él con confianza. Por eso el creyente, el discípulo sabe que su casa es el templo, es el pueblo que Dios ha congregado. De ahí la fuerza de la oración común que Jesús encomienda a los discípulos. Hagamos nuestras las palabras del salmista que canta: «mi pie sigue el camino recto, en la asamblea te bendeciré, Señor» (v. 12). Él es nuestra fuerza y nuestra verdadera defensa contra el mal que siempre intenta embaucarnos con la mentira para que caigamos.


04/07/2017
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo