change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

En la Basílica de Santa Maria in Trastevere de Roma se reza por la paz.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 123 (124), 1-8

1 Si el Señor no hubiera estado por nosotros
  –que lo diga Israel–,

2 si el Señor no hubiera estado por nosotros,
  cuando unos hombres nos asaltaron,

3 vivos nos habrían tragado
  en el ardor de su cólera.

4 Las aguas nos habrían arrollado,
  un torrente nos habría anegado,

5 nos habrían llegado al cuello
  las aguas caudalosas.

6 ¡Bendito el Señor, que no nos hizo
  presa de sus dientes!

7 Nuestra vida escapó como un pájaro
  del lazo del cazador.
  El lazo se rompió,
  nosotros escapamos.

8 Nuestro auxilio es el nombre del Señor,
  que hizo el cielo y la tierra.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Salmo 123 es la proclamación comunitaria y coral de la salvación, que se hace realidad mientras se canta. El salmista es un hombre que ha experimentado la fuerza del mal, hasta el punto de sentirse cerca de la muerte: los enemigos iban a tragárselo vivo, como las aguas impetuosas que se lo llevan todo por delante y lo anegan todo. Quizás se refiere a una guerra («cuando unos hombres nos asaltaron») de la que logró salvarse. Para el salmista es evidente que ha sobrevivido gracias a la intervención de Dios. Repite dos veces: «Si el Señor no hubiera estado por nosotros» (v. 1) Muchas veces en los salmos encontramos a creyentes que en una situación difícil, de enfermedad, de hostilidad, de opresión, sienten la fuerza liberadora de Dios. En el Salmo 117 un hombre rodeado de enemigos canta la misericordia de Dios, que lo ha salvado. En el Salmo 70 es un anciano, el que cuando ve disminuir sus fuerzas, encuentra refugio y protección en Dios, allí donde, según quienes le rodean, no hay ninguna esperanza. Las aguas que llegan al cuello nos recuerdan el episodio evangélico en el que una tormenta se abate sobre los discípulos (Mc 4,35-41). El pánico se apoderó de ellos porque había peligro de que las olas volcaran la barca, y entonces despertaron a Jesús: «Maestro, ¿no te importa que perezcamos?» ¡Si el Señor no hubiera estado por ellos! En las dificultades de la vida, que muchas veces son como una tormenta en el mar, nos parece que nos hundimos, que no sobrevivimos, que se nos lleva por delante. ¡Y nuestra oración llega incluso a convertirse en un reproche al Señor! En realidad olvidamos con facilidad la presencia atenta del Señor a nuestro lado, como aquellos discípulos que pensaban que Jesús no se preocupaba por su situación difícil. No debemos tener miedo de dirigirnos a él en la oración cada día, y no solo cuando estamos en el mar, en medio de una tormenta, en una situación dura de nuestra vida y descubrimos nuestra fragilidad. El Señor calma el mar y el viento con su palabra. Bendito sea el Señor, que no ha dejado que fuéramos prisioneros del mal sino que nos ha liberado. Realmente nuestro auxilio es el nombre del Señor, que hizo el cielo y la tierra.


17/07/2017
Oración por la Paz


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo