change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Fiesta de los santos Joaquín y Ana, progenitores del Señor. Recuerdo de todos los ancianos que con amor comunican su fe a los más jóvenes. Recuerdo de Maria, enferma psíquica que murió en Roma en 1991. Con ella, recordamos a todos los enfermos psíquicos.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 77 (78), 18-19.23-28

18 Tentaron voluntariamente a Dios,
  reclamando comida para su apetito.

19 Hablaron contra Dios,
  dijeron: «¿Podrá ponernos
  una mesa en el desierto?».

23 Mandó desde lo alto las nubes,
  abrió las compuertas del cielo;

24 les hizo llover maná para comer,
  les hizo llegar un trigo celeste;

25 el hombre comió pan de los Fuertes,
  les mandó provisión para hartarse.

26 Hizo que el solano soplara en el cielo,
  con su fuerza atrajo el viento del sur,

27 hizo que les lloviera carne como polvo,
  y aves como la arena de los mares;

28 las dejó caer en el campamento,
  alrededor de sus moradas.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

«Escucha, pueblo mío, mi enseñanza... Voy a abrir mi boca en parábolas, a evocar los enigmas del pasado» (vv. 1-2). Así empieza el salmista este salmo que narra la larga historia del amor de Dios por su pueblo; una historia que se repite siempre según el mismo esquema: por una parte, el amor de Dios por Israel; por la otra, el rechazo de este último; solo en el momento de necesidad Israel vuelve a dirigirse al Señor, pero cuando vuelve a gozar de bienestar, olvida el amor del Señor. Es una historia que cada uno de nosotros conoce por experiencia propia. Pero el salmista demuestra que Dios, a pesar de todo, continúa perdonando y salvando a su pueblo. Canta el salmo: Dios «dividió el mar y los pasó por él, contuvo las aguas como un dique. Partió rocas en el desierto, los abrevó a raudales sin medida; hizo brotar arroyos de la peña y descender las aguas como ríos. Pero pecaban y pecaban contra él, se rebelaban contra el Altísimo en la estepa» (vv. 13-17). El salmista invita a recordar esta historia de salvación y a explicarla: «Lo que hemos oído y aprendido, lo que nuestros padres nos contaron, no lo callaremos a sus hijos» (v. 3). Sí, hay que recordar los pecados para no repetirlos. Y son muchos, como indica el salmo: rebelión, tentación, murmuración, falta de confianza, olvido, avidez, insaciabilidad, desmemoria, falsedad y deslealtad. Canta el salmista: «Le halagaban con su boca, con su lengua le mentían; su corazón no era fiel, no tenían fe en su alianza» (vv. 36-37). Pero el texto invita a recordar sobre todo las obras del Señor, como la liberación de Egipto, la providencia en el desierto y la disponibilidad a perdonar siempre. El recuerdo de estos acontecimientos no es una simple evocación de unos hechos sino revivir en el presente lo que pasó en el pasado. Eso es lo que significa escuchar las Sagradas Escrituras. Cada vez que acogemos aquellas páginas, somos nosotros, los acogidos en esta historia de salvación. El salmo nos invita a reflexionar sobre el misterio del amor de Dios: Él, aun viendo y reprobando siempre la obstinación en el pecado, sigue siendo fiel al hombre a pesar de todo. Sí, el Señor conoce la debilidad del hombre: «Se acordaba de que solo eran carne, un soplo que se va y no vuelve más» (v. 39). Y el hombre pone duramente a prueba el amor de Dios, hasta el punto de que este tiene la tentación de abandonar a su pueblo, como se ve cuando desencadena su cólera hasta las puertas de la destrucción: entrega a su pueblo a la espada, el fuego devora a sus jóvenes y sus sacerdotes caen a cuchillo (vv. 62-64). Pero luego «el Señor despertó como de un sueño, como guerrero vencido por el vino» (v. 65). Dios parece que no puede evitar amar al hombre y por eso lo salva. La historia parece seguir siempre igual: tras el pecado llega el perdón de Dios, tras el perdón de Dios llega el olvido del pueblo. Pero al final no triunfa el pecado, sino el amor de Dios. La conclusión del salmo permite adivinar el final de la historia: el Señor «los pastoreaba con todo su corazón, con mano diestra los guiaba» (v. 72). El amor de Dios, que incluye el perdón, triunfará sobre el pecado.


26/07/2017
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo