change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 102 (103), 6-13

6 El Señor realiza obras de justicia
  y otorga el derecho al oprimido,

7 manifestó a Moisés sus caminos,
  a los hijos de Israel sus hazañas.

8 El Señor es clemente y compasivo,
  lento a la cólera y lleno de amor;

9 no se querella eternamente,
  ni para siempre guarda rencor;

10 no nos trata según nuestros pecados,
  ni nos paga según nuestras culpas.

11 Como se alzan sobre la tierra los cielos,
  igual de grande es su amor con sus fieles;

12 como dista el oriente del ocaso,
  así aleja de nosotros nuestros crímenes.

13 Como un padre se encariña con sus hijos,
  así de tierno es el Señor con sus fieles.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Salmo 102 está formado por 22 versículos, uno por cada letra del alfabeto hebreo. Una vez más, en este salmo se dan gracias al Señor desde la primera hasta la última letra del alfabeto, es decir, con nuestra vida entera. La liturgia judía introdujo este salmo en la liturgia de la fiesta del Kippur, la solemnidad de la Expiación, porque lo consideran penitencial. En realidad, no hay palabras de petición de perdón, sino de acción de gracias por el perdón ya obtenido. El salmista, que vivió la experiencia del perdón, invita a todos a participar en su acción de gracias. Se erige en voz de toda la comunidad. Nosotros leemos la parte central del salmo, que canta la justicia y la misericordia. Ante todo, canta la justicia de Dios, que es derramada sobre «el oprimido». Se trata de una constante del Dios de la Biblia: a él nunca le pasa por alto el sufrimiento de los pobres y de los oprimidos, su «grito» siempre llega a él que, como un juez, imparte justicia para todos ellos. A Moisés y a su pueblo «manifestó sus caminos y sus hazañas». Al igual que ellos, también nosotros tenemos la gracia de reconocer cada día en la oración las obras de Dios y su amor. El olvido hace que nos cerremos en nosotros mismos, mientras que el recuerdo del amor de Dios hace que guardemos la alianza y observemos los preceptos. Por desgracia, cuando estamos pendientes de nosotros mismos, olvidamos fácilmente al Señor. El Señor, por suerte nuestra, se comporta exactamente al contrario: olvida nuestras culpas y no deja de amarnos. Nosotros somos rápidos a la cólera y lentos en el amor y en el perdón. El Señor, en cambio es «clemente y compasivo, lento a la cólera y lleno de amor» (v. 8). No guarda rencor para siempre (v. 9), no nos paga según nuestras culpas (v. 10), «como un padre se encariña con sus hijos» (v. 13). El salmista presenta el rostro de un padre y de una madre compasivos que se inclinan sobre los hombres, como ya hizo con Moisés: «manifestó a Moisés sus caminos». Desde entonces el Señor ha acompañado a su pueblo sin abandonarlo jamás. Del mismo modo nos acompaña a cada uno de nosotros en los distintos momentos de nuestra vida, como describirá más adelante el salmo, sobre todo en la fragilidad de la vida de cada día. Viene espontáneamente a la memoria la parábola del Padre misericordioso, que espera al hijo rebelde que lo había abandonado y no solo lo acoge, sino que hace fiesta por él. La misericordia de Dios es realmente grande, y nos pide que reconozcamos nuestro pecado no para condenarnos, sino para que podamos recibir el perdón y convertirnos en sus hijos. La justicia se cumple en la misericordia. Pero todo empieza por los oprimidos. Dios se inclina sobre ellos y con ellos sobre todos los hombres.


01/08/2017
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo