change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salmo 83 (84), 3-6.11

3 Mi alma languidece anhelando
  los atrios del Señor;
  mi mente y mi cuerpo
  se alegran por el Dios vivo.

4 Hasta el gorrión ha encontrado una casa,
  la golondrina ha construido un nido
  donde poner a sus crías:
  ¡Tus altares, Señor,
  Dios del Universo,
  rey mío y Dios mío!

5 Dichosos los que moran en tu casa
  y pueden alabarte siempre;

6 dichoso el que saca de ti
  fuerzas cuando piensa en las subidas.

11 Vale más un día en tus atrios
  que mil en mis mansiones,
  pisar el umbral de la Casa de mi Dios
  que habitar en la tienda del malvado.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El templo era el sueño de todo israelita piadoso, el lugar de peregrinación en los días de gran fiesta, como nos recuerdan también los Evangelios en el caso de Jesús. Allí habitaba el Señor. Y todos anhelaban ir a sus atrios. El esplendor de la construcción era un indicio para «sentir» y «probar» la dulzura y la fuerza que desprendía habitar con Dios. El inicio de este salmo está lleno de un irresistible anhelo de Dios. «Hasta el gorrión ha encontrado una casa» (v. 4), y por eso el creyente desea habitar en la casa del Señor. Y destaca: «Mi alma languidece anhelando los atrios del Señor» (v. 3), aunque puntualiza que «mi mente y mi cuerpo se alegran por el Dios vivo» (v. 3). Para el creyente el objeto de su deseo no es tanto la casa exterior, el templo, sino el amado, es decir, el mismo Señor. El creyente sabe que la compañía de Dios es decisiva para su vida y que vale más que cualquier otra cosa. Por eso le puede decir a su Señor: «Vale más un día en tus atrios que mil en mis mansiones» (v. 11). El deseo de Dios, la búsqueda de su rostro, llenan el corazón y la vida del creyente. El amor por el templo y la larga y cansada peregrinación para llegar a él son solo una señal del amor por el Señor y de la dedicación que requiere. El creyente está lleno de realismo e incluso de envidia por aquellos que habitan siempre en el templo, como los sacerdotes y los levitas: «Dichosos los que moran en tu casa y pueden alabarte siempre» (v. 5). Estar en los lugares de oración contiene una dimensión física que hay que resaltar y mantener, así como la hermosa tradición de ir a los lugares santos, los santuarios, como para sentir más de cerca la presencia del amor del Señor. Todo aquel que lo vive siente la bienaventuranza de estar, precisamente, en la «casa» del Señor. Y precisamente en la «casa del Señor», que es ante todo «comunidad de los creyentes», podemos gozar de las otras dos bienaventuranzas que encontramos en el salmo: «dichoso el que saca de ti fuerzas cuando piensa en las subidas» (v. 6) y «dichoso quien confía en ti» (v. 13). Todas estas bienaventuranzas ponen al Señor en el centro. El salmista sabe que su única certeza es el Señor. El salmo nos invita a todos a hacer que los lugares de nuestra oración sean como aquel templo: un lugar de encuentro con Dios, un santuario de su presencia.


03/08/2017
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo