change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

En la Basílica de Santa Maria in Trastevere de Roma se reza por los enfermos.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 1,9-11

Y dicho esto, fue levantado en presencia de ellos, y una nube le ocultó a sus ojos. Estando ellos mirando fijamente al cielo mientras se iba, se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco que les dijeron: «Galileos, ¿qué hacéis ahí mirando al cielo? Este que os ha sido llevado, este mismo Jesús, vendrá así tal como le habéis visto subir al cielo.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Lucas empieza la narración con una pregunta de los apóstoles a Jesús: «Señor, ¿va a ser ahora cuando restablezcas el Reino a Israel?». No era la primera vez que le preguntaban a Jesús si había llegado el momento en el que todo se manifestaría y saldría todo a la luz. La pregunta rezuma seguramente el deseo perezoso de no tener que esforzarse contra la división y las dificultades, pero también manifiesta la esperanza de unos discípulos débiles e inseguros frente a un mundo hostil y marcado por el mal. Es una pregunta que se plantea sobre todo cuando vemos el mal que se abate sobre nosotros. ¿Cuándo vencerá el amor y la muerte será derrotada para siempre? ¿Cuándo se secarán las lágrimas de los hombres? Jesús contesta diciendo que no nos corresponde a nosotros conocer este tiempo, y que el Padre nos enviará el Espíritu Santo que nos guiará hasta los confines de la tierra. Nosotros entendemos muy poco de la vida. Fácilmente la reducimos a nuestras cosas, a nuestro entorno. Jesús parece decirnos que la vida es mucho más, y no nos deja solos. El Espíritu de amor guiará a los discípulos. La ascensión de Jesús al cielo no significa que abandone a los discípulos. Significa más bien que ha llegado al Padre y que se ha sentado a su lado en la gloria. La ascensión significa que Jesús está en todas partes: del mismo modo que el cielo nos cubre y nos envuelve, también el Señor, cuando asciende al cielo, nos cubre y nos envuelve a todos. No se aleja. Al contrario, Jesús se acerca a los suyos con los brazos abiertos para acompañarles hasta los confines de la tierra. Aquel día los discípulos sintieron que el Señor ya estaba definitivamente a su lado con su Palabra y con su Espíritu; era una cercanía más misteriosa, pero quizás más real que antes. Sin duda les vinieron a la memoria las palabras que habían oído directamente de Jesús: «Donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos» (Mt 18,20). Aquel día de la ascensión las comprendieron profundamente: en cualquier parte de la tierra, en cualquier época, en cualquier momento en el que dos o tres discípulos del Señor se reunieran, Él estaría en medio de ellos. La presencia de Jesús entre los suyos se extiende en el espacio y en el tiempo. Él acompaña a los discípulos siempre, en todas partes y en cualquier circunstancia. Ya nadie podría alejar a Jesús de su vida. Por eso los dos hombres vestidos de blanco reprenden a los apóstoles: «¿Por qué permanecéis mirando al cielo?». Jesús «vuelve», es decir, está en medio de nosotros en los hermanos y en los pobres. Mirémosles a ellos y encontraremos a Jesús.


07/08/2017
Oración por los enfermos


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo