change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 1,12-14

Entonces se volvieron a Jerusalén desde el monte llamado de los Olivos, que dista poco de Jerusalén, el espacio de un camino sabático. Y cuando llegaron subieron a la estancia superior, donde vivían, Pedro, Juan, Santiago y Andrés; Felipe y Tomás; Bartolomé y Mateo; Santiago de Alfeo, Simón el Zelotes y Judas de Santiago. Todos ellos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Los apóstoles ya no ven a Jesús a su lado. Sin embargo, Él está presente. Es más, ellos están juntos porque Él está presente, y su nombre les identifica. A todos los efectos son judíos: van al templo, guardan el sábado, cantan los salmos... pero no son como antes. Mantienen todas las tradiciones judías, pero su corazón ya es el Evangelio. Esta es la primera imagen de la comunidad cristiana que muestran los Hechos de los Apóstoles. Y, como en una foto, cada uno se reconoce como es. La comunidad cristiana, efectivamente, no es un grupo anónimo, una asamblea de gente que no se conoce, un conjunto en el que uno no sabe lo que hace el otro, y donde cada cual va por su cuenta. La primera comunidad está formada por hermanos y hermanas que se llaman por su nombre. La fraternidad es decisiva para cualquier comunidad que quiera ser discípula de Jesús. Lucas dice los nombres de todos. Además, Jesús los había llamado uno a uno por su nombre y había establecido con cada uno una relación directa, de confianza, La Comunidad cristiana es una auténtica familia. Los discípulos tienen un Padre, el de los cielos, y una madre, la de Jesús, que está en medio de ellos. En esta singular familia están todos juntos y se ayudan mutuamente. Son realmente distintos de como suele vivir la gente en nuestras ciudades que muchas veces son áridas de relaciones y se parecen más a un desierto que a un jardín. Jesús había enseñado a los discípulos a amarse unos a otros, a ayudarse mutuamente y a ocuparse de los necesitados. Su fuerza surgía de la oración hecha en común; no podían vivir sin ella: la oración los cimentaba uniéndolos firmemente, de manera indisoluble, podríamos decir. Por eso escribe el autor que «perseveraban en la oración». La oración hecha conjuntamente tiene una fuerza especial, como dijo el mismo Jesús: «Si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, sea lo que fuere, lo conseguirán de mi Padre que está en los cielos». La oración es la primera y la principal obra de los creyentes.


08/08/2017
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo