change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Lorenzo, diácono y mártir († 258). Identificó a los pobres como el verdadero tesoro de la Iglesia. Recuerdo de quienes les sirven en nombre del Evangelio.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 2,1-13

Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse. Había en Jerusalén hombres piadosos, que allí residían, venidos de todas las naciones que hay bajo el cielo. Al producirse aquel ruido la gente se congregó y se llenó de estupor al oírles hablar cada uno en su propia lengua. Estupefactos y admirados decían: «¿Es que no son galileos todos estos que están hablando? Pues ¿cómo cada uno de nosotros les oímos en nuestra propia lengua nativa? Partos, medos y elamitas; habitantes de Mesopotamia, Judea, Capadocia, el Ponto, Asia, Frigia, Panfilia, Egipto, la parte de Libia fronteriza con Cirene, forasteros romanos, judíos y prosélitos, cretenses y árabes, todos les oímos hablar en nuestra lengua las maravillas de Dios.» Todos estaban estupefactos y perplejos y se decían unos a otros: «¿Qué significa esto?» Otros en cambio decían riéndose: «¡Están llenos de mosto!»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Han pasado cincuenta días desde la Pascua y los apóstoles, como de costumbre, se reúnen en el cenáculo para orar. De repente un viento impetuoso hizo temblar las paredes de la casa y aparecieron unas lenguas de fuego que se posaron sobre cada uno de los apóstoles. Fue una experiencia increíble que los transformó por completo: ellos, que antes estaban llenos de miedo, se sintieron llenos de una nueva valentía, abrieron la puerta del cenáculo, que estaba debidamente cerrada, y ya en la puerta empezaron a anunciar lo que habían visto y oído a propósito de Jesús. Ese es el milagro de Pentecostés: hombres con miedo son invadidos por el Espíritu y empiezan a comunicar el evangelio de Jesús. El Espíritu Santo había cambiado el corazón, la mente, la boca de aquel pequeño y asustado grupo de discípulos. Empezaba así la historia de la Iglesia. Empezaba con aquel pequeño grupo transformado por el Espíritu. Pero Pentecostés no es algo solo del pasado. En realidad todas las generaciones cristianas están llamadas a vivir Pentecostés, a dejarse guiar por el Espíritu para comunicar el Evangelio del amor. También hoy, también nuestra generación, necesita el Pentecostés, una nueva misión. Las comunidades cristianas tienen que dejarse arrastrar por aquel viento impetuoso que cambió a aquellos discípulos asustados para anunciar el Evangelio por todas partes y con más audacia. Sin un nuevo Pentecostés el mundo continuará siendo gris y triste. Si durante los tres años de vida con Jesús los discípulos estuvieron mayoritariamente dentro de las fronteras de Israel, después de Pentecostés se abre ante ellos un horizonte que no tiene fronteras: ante la puerta del cenáculo estaban congregados simbólicamente todos los pueblos de la tierra entonces conocida. Estaban todos, sin excluir a nadie, incluso «extranjeros» de Roma, la capital del imperio. La comunidad de los discípulos da sus primeros pasos ante el mundo. Desde el inicio, el horizonte del Evangelio es el mundo entero, todos los pueblos que viven en la tierra. Y cada uno de ellos –dicen los Hechos– oía comunicar el evangelio en su lengua nativa. Es el mismo evangelio pero que sabe hablar las lenguas de todos para llegar a la cabeza y al corazón de todos de manera comprensible. Es el milagro del amor, capaz de convertir a personas distintas en un único pueblo. La confusión de las lenguas que dividió a los hombres en Babel ahora queda derrotada por la lengua común del Espíritu Santo: la lengua del amor.


10/08/2017
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo