change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 13,44-52

El sábado siguiente se congregó casi toda la ciudad para escuchar la Palabra de Dios. Los judíos, al ver a la multitud, se llenaron de envidia y contradecían con blasfemias cuanto Pablo decía. Entonces dijeron con valentía Pablo y Bernabé: «Era necesario anunciaros a vosotros en primer lugar la Palabra de Dios; pero ya que la rechazáis y vosotros mismos no os juzgáis dignos de la vida eterna, mirad que nos volvemos a los gentiles. Pues así nos lo ordenó el Señor: Te he puesto como la luz de los gentiles,
para que lleves la salvación hasta el fin de la
tierra.»
Al oír esto los gentiles se alegraron y se pusieron a glorificar la Palabra del Señor; y creyeron cuantos estaban destinados a una vida eterna. Y la Palabra del Señor se difundía por toda la región. Pero los judíos incitaron a mujeres distinguidas que adoraban a Dios, y a los principales de la ciudad; promovieron una persecución contra Pablo y Bernabé y les echaron de su territorio. Estos sacudieron contra ellos el polvo de sus pies y se fueron a Iconio. Los discípulos quedaron llenos de gozo y del Espíritu Santo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El apóstol Pablo vuelve a hablar a la sinagoga el sábado siguiente. Y el autor de los Hechos precisa que «se congregó casi toda la ciudad para escuchar la Palabra de Dios». Parece repetirse la escena, que describe sintéticamente el evangelista Marcos, de la gente que se congrega ante la casa de Cafarnaúm para escuchar a Jesús. También hoy, y quizás más que ayer, las ciudades necesitan escuchar aquella misma Palabra. El clima de miedo y de repliegue en uno mismo, así como aquel sentimiento de desorientación que tantos sienten y que parece difundirse cada vez más en el mundo, hacen necesario que Jesús vuelva pronto para tocar el corazón de la gente. Es cierto que también en la actualidad los celos y las envidias pueden obstaculizar violentamente la predicación, como le pasó a Pablo con los judíos que le escuchaban. Eran los primeros a quienes predicaba. La historia de la predicación cristiana está llena de ejemplos similares: nunca faltan los obstáculos al Evangelio, y a veces, por parte de quienes deberían acogerlo primero. Pero Pablo no desiste y se dirige a los gentiles. Es un momento decisivo para la vida de la primera comunidad cristiana. Y aquella decisión, una vez más, es fruto de la inteligencia espiritual y pastoral de leer e interpretar los «signos de los tiempos». Pablo percibe la gran disponibilidad que muestran los gentiles por acoger el Evangelio. Y no puede evitar responder a aquella expectativa. Son muchos los que abrazan la fe. El autor de los Hechos, con una justificada satisfacción, escribe una vez más: «La palabra del Señor se difundía por toda la región». Realmente, parafraseando una afirmación de Gregorio Magno, podríamos añadir: «La Escritura crece con aquellos que la escuchan». Esa es una lección que también nosotros debemos aprender al inicio de este nuevo milenio. Millones y millones de personas esperan una palabra de salvación. Es urgente que «la Palabra del Señor se difunda» en sus corazones y sean consolados.


03/10/2017
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo