change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Juan XXIII, papa, que murió en 1963.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 15,6-21

Se reunieron entonces los apóstoles y presbíteros para tratar este asunto. Después de una larga discusión, Pedro se levantó y les dijo: «Hermanos, vosotros sabéis que ya desde los primeros días me eligió Dios entre vosotros para que por mi boca oyesen los gentiles la Palabra de la Buena Nueva y creyeran. Y Dios, conocedor de los corazones, dio testimonio en su favor comunicándoles el Espíritu Santo como a nosotros; y no hizo distinción alguna entre ellos y nosotros, pues purificó sus corazones con la fe. ¿Por qué, pues, ahora tentáis a Dios queriendo poner sobre el cuello de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros pudimos sobrellevar? Nosotros creemos más bien que nos salvamos por la gracia del Señor Jesús, del mismo modo que ellos.» Toda la asamblea calló y escucharon a Bernabé y a Pablo contar todas las señales y prodigios que Dios había realizado por medio de ellos entre los gentiles. Cuando terminaron de hablar, tomó Santiago la palabra y dijo: «Hermanos, escuchadme. Simeón ha referido cómo Dios ya al principio intervino para procurarse entre los gentiles un pueblo para su Nombre. Con esto concuerdan los oráculos de los Profetas, según está escrito: «Después de esto volveré
y reconstruiré la tienda de David que está caída;
reconstruiré sus ruinas,
y la volveré a levantar.
Para que el resto de los hombres busque al Señor,
y todas las naciones
que han sido consagradas a mi nombre,
dice el Señor que hace
que estas cosas
sean conocidas desde la eternidad. «Por esto opino yo que no se debe molestar a los gentiles que se conviertan a Dios, sino escribirles que se abstengan de lo que ha sido contaminado por los ídolos, de la impureza, de los animales estrangulados y de la sangre. Porque desde tiempos antiguos Moisés tiene en cada ciudad sus predicadores y es leído cada sábado en las sinagogas.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Los apóstoles y los presbíteros se reunieron en asamblea común en Jerusalén. Los Hechos refieren que el debate fue acalorado. Finalmente Pedro tomó la palabra y se refirió al caso de Cornelio. Explicó que el Espíritu Santo descendió sobre el centurión romano y su familia: «no hizo distinción alguna entre ellos y nosotros, pues purificó sus corazones con la fe». Pedro, a partir de su experiencia personal, daba razón a la posición de Pablo y de Bernabé: solo la gracia, no las prácticas rituales, son causa de salvación. Y todos esperaron que Pablo y Bernabé narraran los preciosos frutos de su misión entre los gentiles. Los milagros que se produjeron gracias a la predicación de la Palabra de Dios entre los gentiles eran una clara señal de la fuerza del Evangelio y mostraban cuál era el camino que la Iglesia debía seguir. Es sugerente el comentario de Lucas: «Toda la asamblea calló entonces para escuchar a Bernabé y a Pablo contar todos los signos y prodigios que Dios había realizado por medio de ellos entre los gentiles». No fue la elocuencia o la rectitud de la doctrina, lo que provocó estupor, sino los extraordinarios frutos de conversión que siguieron a su predicación. Así fue al inicio de la experiencia cristiana y así debe ser también hoy. Es necesario predicar el Evangelio para que crezca en el corazón de la gente y así forme la única familia de Dios entre todos aquellos que creen. No es suficiente simplemente proclamar verdades abstractas o limitarse a mantener lo existente. Es necesario que el Evangelio predicado llegue hasta el corazón de quien escucha y lo guíe a entrar a formar parte de la familia de Dios. Santiago, al finalizar la asamblea, toma la palabra y alude a las palabras de Pedro para defender la legitimidad de la posición de Pablo: lo que salva es la fe en el Evangelio y no la ley; es el amor apasionado por hacer crecer la Iglesia, y no una fría y programada ritualidad. La Iglesia es una asamblea de personas unidas no por reglas exteriores ni por prácticas rituales sino por la fe de discípulos que confían toda su vida a Cristo y a su Evangelio.


11/10/2017
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo