Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 15,30-41

Ellos, después de despedirse, bajaron a Antioquía, reunieron la asamblea y entregaron la carta. La leyeron y se gozaron al recibir aquel aliento. Judas y Silas, que eran también profetas, exhortaron con un largo discurso a los hermanos y les confortaron. Pasado algún tiempo, fueron despedidos en paz por los hermanos para volver a los que los habían enviado. Pablo y Bernabé se quedaron en Antioquía enseñando y anunciando, en compañía de otros muchos, la Buena Nueva, la palabra del Señor. Al cabo de algunos días dijo Pablo a Bernabé: «Volvamos ya a ver cómo les va a los hermanos en todas aquellas ciudades en que anunciamos la palabra del Señor.» Bernabé quería llevar también con ellos a Juan, llamado Marcos. Pablo, en cambio, pensaba que no debían llevar consigo al que se había separado de ellos en Panfilia y no les había acompañado en la obra. Se produjo entonces una tirantez tal que acabaron por separarse el uno del otro: Bernabé tomó consigo a Marcos y se embarcó rumbo a Chipre; por su parte Pablo eligió por compañero a Silas y partió, encomendado por los hermanos a la gracia de Dios. Recorrió Siria y Cilicia consolidando las Iglesias.»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El retorno a Antioquía de Pablo y Bernabé, acompañados por dos hermanos enviados desde Jerusalén fue sin duda más sereno. La carta que Judas y Silas llevaban de parte de la Iglesia madre provoca alegría y consuelo en Antioquía y resuelve la tensión que se había creado con Jerusalén. Es un ejemplo de cómo en la primera comunidad se armonizaban la libertad de la predicación y la comunión entre todos. Con esta decisión conciliar Lucas plantea un giro en la misión cristiana. El punto de atención ya no es Jerusalén, el colegio apostólico y Pedro, sino la difusión de la Palabra en Europa por obra de Pablo. La situación también cambia para él. Siente en su corazón con mayor urgencia la dimensión de la universalidad del anuncio. Podríamos decir que Pablo fue el primero en intuir, hace ya dos mil años, la globalización del mensaje evangélico. Y para obedecer a esta perspectiva renuncia incluso a la compañía de Bernabé, algo que le costó enormemente. Pablo tomó a Silas consigo. No quiere ir solo. No es una decisión de índole únicamente práctica. Quiere obedecer al pie de la letra la indicación de Jesús, que envió a los discípulos de dos en dos. También Bernabé, por su parte, eligió a Marcos como su nuevo compañero de misión. Tanto Pablo como Bernabé saben que no pueden ser héroes solitarios. Pablo, al igual que Bernabé, sigue siendo el discípulo elegido por el Señor para evangelizar a los gentiles, no a través del orgullo de la autosuficiencia, sino a través de la humildad de ir «de dos en dos». En la comunidad cristiana puede sin duda haber diversidad en los juicios y en las valoraciones, como sucede en este caso entre Pablo y Bernabé, pero eso no debe escandalizarnos y sobre todo no debe atenuar de ningún modo la urgencia de predicar el Evangelio a todo el mundo. Es una ingenuidad pensar que en una comunidad cristiana no existen tensiones. Lo que debe prevalecer en cualquier caso es que no puede existir una misión solitaria. Siempre somos enviados «de dos en dos» para dar testimonio ante todo de la fraternidad y del amor mutuo.


13/10/2017
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
OCT
22
Domingo 22 de octubre
Liturgia del domingo
OCT
23
Lunes 23 de octubre
Memoria de los pobres
OCT
24
Martes 24 de octubre
Memoria de la Madre del Señor
OCT
25
Miércoles 25 de octubre
Memoria de los santos y de los profetas
OCT
26
Jueves 26 de octubre
Memoria de la Iglesia
OCT
27
Viernes 27 de octubre
Memoria de Jesús crucificado
OCT
28
Sábado 28 de octubre
Memoria de los apóstoles
OCT
29
Domingo 29 de octubre
Liturgia del domingo