change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 20,25-31

«Y ahora yo sé que ya no volveréis a ver mi rostro ninguno de vosotros, entre quienes pasé predicando el Reino. Por esto os testifico en el día de hoy que yo estoy limpio de la sangre de todos, pues no me acobardé de anunciaros todo el designio de Dios. «Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual os ha puesto el Espíritu Santo como vigilantes para pastorear la Iglesia de Dios, que él se adquirió con la sangre de su propio hijo. «Yo sé que, después de mi partida, se introducirán entre vosotros lobos crueles que no perdonarán al rebaño; y también que de entre vosotros mismos se levantarán hombres que hablarán cosas perversas, para arrastrar a los discípulos detrás de sí. Por tanto, vigilad y acordaos que durante tres años no he cesado de amonestaros día y noche con lágrimas a cada uno de vosotros.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Con el versículo 28 Pablo cambia el tono del discurso. Ya no habla de él y de su testimonio, sino de las responsabilidades que tienen los pastores para con la grey que se les ha confiado, la comunidad. Y para destacar la gravedad del tema empieza con una fuerte advertencia: «Tened cuidado de vosotros». El apóstol quiere poner en guardia a los pastores, pero también a todo creyente, porque todos tendremos que responder ante Dios mismo, más aún, ante la Trinidad, por nuestras negligencias con los demás. Tenemos que asumir con temor y escrúpulo la advertencia de Pablo: «Tened cuidado de vosotros». La salvación de cada uno de nosotros está asociada a la salvación de toda la comunidad. Evidentemente los pastores tienen una responsabilidad particular hacia el rebaño. Pero todos, cada uno a su manera, somos «pastores», es decir, responsables de la vida de los demás hermanos de la comunidad, y más aún, de toda la familia humana. El Espíritu Santo nos constituye a todos en «vigilantes» del rebaño, responsables de la vida de toda la comunidad eclesial, de toda la Iglesia, de todos los hombres. Todo creyente queda como desposeído de sí mismo, ya no se pertenece: es de Dios para el servicio a la Iglesia y al mundo. Se presenta ante nuestros ojos la figura de Jesús, el «buen pastor» que da la vida por sus ovejas. Jesús es el verdadero «obispo», aquel que vigila y cuida de todo el rebaño. Todos debemos imitarle. Dan que pensar estas palabras de Ignacio de Antioquía cuando encomendaba a los cristianos de Roma la Iglesia de Éfeso, de donde era obispo: «Acordaos en vuestra oración de la Iglesia de Siria, que en mi lugar tiene a Dios como pastor. Solo Jesucristo velará (episcopèsei) por ella, y vuestra caridad» (un estudioso, en lugar de «Jesucristo velará por ella» traduce: «Jesucristo será su obispo»). Jesús es el ideal del pastor. Todo creyente debe mirar a Jesús para ser también él «vigilante» de la «Iglesia de Dios» (v. 28). La expresión es solemne y subraya que los que forman parte de ella son «santos» porque han sido elegidos por Dios. La comunidad es de Dios, no nos pertenece; en todo caso, somos nosotros los que pertenecemos a ella. Pero el Señor nos ha hecho a todos vigilantes de la comunidad.


03/11/2017
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo