change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 21,1-16

Despidiéndonos de ellos nos hicimos a la mar y navegamos derechamente hasta llegar a Cos; al día siguiente, hasta Rodas, y de allí hasta Pátara. Encontramos una nave que partía para Fenicia; nos embarcamos y partimos. Avistamos Chipre y, dejándola a la izquierda, íbamos navegando rumbo a Siria; arribamos a Tiro, pues allí la nave debía dejar su cargamento. Habiendo encontrado a los discípulos nos quedamos allí siete días. Ellos, iluminados por el Espíritu, decían a Pablo que no subiese a Jerusalén. Cuando se nos pasaron aquellos días, salimos y nos pusimos en camino. Todos nos acompañaron con sus mujeres e hijos, hasta las afueras de la ciudad. En la playa nos pusimos de rodillas y oramos; nos despedimos unos de otros y subimos a la nave; ellos se volvieron a sus casas. Nosotros, terminando la travesía, fuimos de Tiro a Tolemaida; saludamos a los hermanos y nos quedamos un día con ellos. Al siguiente partimos y llegamos a Cesarea; entramos en casa de Felipe, el evangelista, que era uno de los Siete, y nos hospedamos en su casa. Tenía éste cuatro hijas vírgenes que profetizaban. Nos detuvimos allí bastantes días; bajó entre tanto de Judea un profeta llamado Ágabo; se acercó a nosotros, tomó el cinturón de Pablo, se ató sus pies y sus manos y dijo: «Esto dice el Espíritu Santo: Así atarán los judíos en Jerusalén al hombre de quien es este cinturón. Y le entregarán en manos de los gentiles.» Al oír esto nosotros y los de aquel lugar le rogamos que no subiera a Jerusalén. Entonces Pablo contestó: «¿Por qué habéis de llorar y destrozarme el corazón? Pues yo estoy dispuesto no sólo a ser atado, sino a morir también en Jerusalén por el nombre del Señor Jesús.» Como no se dejaba convencer, dejamos de insistir y dijimos: «Hágase la voluntad del Señor.» Transcurridos estos días y hechos los preparativos de viaje, subimos a Jerusalén. Venían con nosotros algunos discípulos de Cesarea, que nos llevaron a casa de cierto Mnasón, de Chipre, antiguo discípulo, donde nos habíamos de hospedar.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Pablo vuelve a Jerusalén. El autor retoma en primera persona del plural el tema de la separación de los presbíteros de Éfeso y hace reanudar el viaje hacia Jerusalén. Allí habían empezado los primeros pasos del Evangelio y allí quería volver Pablo antes de emprender su último viaje, el que lo llevaría a Roma. Jerusalén, corazón del pueblo de Israel, estaba en la periferia del Imperio, pero era la ciudad en la que había resonado por primera vez la predicación evangélica y en la que la comunidad cristiana había puesto sus primeras raíces. Pablo, que había predicado el Evangelio en muchas otras ciudades de la región, ahora iba a Jerusalén para defender las obras maravillosas que Dios había realizado a través de su misión entre los paganos. El viaje se va desgranando con las visitas a las distintas comunidades que va encontrando, a las que muestra el valor de la fraternidad cristiana que va más allá de los límites del propio grupo. Son significativas las distintas preocupaciones que manifiesta el apóstol ante su ciertamente complicado viaje. En Cesarea encuentra a Felipe, uno de los «siete» diáconos, compañero de Esteban. No sería extraño que recordaran al primer mártir cristiano, al que ambos conocieron, aunque al inicio en frentes opuestos. Y precisamente en esta ocasión un profeta llamado Ágabo se acerca a Pablo y le preanuncia las dificultades que se encontrará en Jerusalén. Todos los presentes, al oír estas palabras, intentan disuadirlo de que lleve a cabo el viaje. Pero Pablo no ceja. No es ninguna casualidad que el autor de los Hechos, Lucas, describa este viaje de Pablo a Jerusalén como un camino cada vez más similar al de Jesús: hasta tres veces le anuncian al apóstol el destino de dolor que le espera en la ciudad santa. El apóstol –del mismo modo que Jesús había desestimado tres veces la oposición de los discípulos que intentaban disuadirle– se mantuvo firme en su decisión y continuó su camino hacia Jerusalén. Sabía que el discípulo no es menos que su Maestro.


07/11/2017
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo