change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san León Magno (+461), obispo de Roma, que guio la Iglesia en tiempos difíciles.


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 21,27-36

Cuando estaban ya para cumplirse los siete días, los judíos venidos de Asia le vieron en el Templo, revolvieron a todo el pueblo, le echaron mano y se pusieron a gritar: «¡Auxilio, hombres de Israel! Este es el hombre que va enseñando a todos por todas partes contra el pueblo, contra la Ley y contra este Lugar; y hasta ha llegado a introducir a unos griegos en el Templo, profanando este Lugar Santo.» Pues habían visto anteriormente con él en la ciudad a Trofimo, de Éfeso, a quien creían que Pablo había introducido en el Templo. Toda la ciudad se alborotó y la gente concurrió de todas partes. Se apoderaron de Pablo y lo arrastraron fuera del Templo; inmediatamente cerraron las puertas. Intentaban darle muerte, cuando subieron a decir al tribuno de la cohorte: «Toda Jerusalén está revuelta.» Inmediatamente tomó consigo soldados y centuriones y bajó corriendo hacia ellos; y ellos al ver al tribuno y a los soldados, dejaron de golpear a Pablo. Entonces el tribuno se acercó, le prendió y mandó que le atasen con dos cadenas; y empezó a preguntar quién era y qué había hecho. Pero entre la gente unos gritaban una cosa y otros otra. Como no pudiese sacar nada en claro a causa del alboroto, mandó que le llevasen al cuartel. Cuando llegó a las escaleras, tuvo que ser llevado a hombros por los soldados a causa de la violencia de la gente; pues toda la multitud le iba siguiendo y gritando: «¡Mátale!»

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aquellos días se celebraba la fiesta judía de Pentecostés y Jerusalén estaba llena de judíos de la diáspora. Pablo fue al templo con los cuatro pobres por los que debía dar la cantidad prevista. Pero los judíos llegados de Asia lo reconocieron, lo detuvieron y lo arrastraron fuera del «patio de Israel». La acusación que le atribuyen es manifiestamente infundada. Pero toda la ciudad se alborota y muchos acuden al templo para linchar al apóstol. La pronta intervención de los soldados romanos que vigilaban la Torre Antonia lo salva en el último momento. Los gritos de la gente se parecen a los que se oyeron durante el proceso de Jesús: «¡Mátalo!». El tribuno lo salva del linchamiento, pero lo encarcela. Desde aquel momento hasta el final del libro, su vida será la de un preso. Pablo saldrá encadenado de Jerusalén y con cadenas llegará a Roma, la capital del Imperio. Estaba encadenado en el cuerpo, pero no en el corazón. La fe en Jesús era para Pablo una libertad interior mucho más firme y más fuerte que las cadenas: «Por amor de Cristo he despreciado lo que antes me parecía precioso. Sí, yo considero realmente carente de valor cualquier cosa, si la comparo con el conocimiento de Jesucristo». Es para nosotros una invitación a liberarnos de las cadenas que bloquean nuestro corazón más que nuestras manos para unirnos a Jesús y a su amor por todos.


10/11/2017
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo