change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 22,22-29

Le estuvieron escuchando hasta estas palabras y entonces alzaron sus voces diciendo: «¡Quita a ése de la tierra!; ¡no es justo que viva!» Vociferaban, agitaban sus vestidos y arrojaban polvo al aire. El tribuno mandó llevarlo dentro del cuartel y dijo que lo sometieran a los azotes para averiguar por qué motivo gritaban así contra él. Cuando le tenían estirado con las correas, dijo Pablo al centurión que estaba allí: «¿Os es lícito azotar a un ciudadano romano sin haberle juzgado?» Al oír esto el centurión fue donde el tribuno y le dijo: «¿Qué vas a hacer? Este hombre es ciudadano romano.» Acudió el tribuno y le preguntó: «Dime, ¿eres ciudadano romano?» - «Sí», respondió. - «Yo, dijo el tribuno, conseguí esta ciudadanía por una fuerte suma.» - «Pues yo, contestó Pablo, la tengo por nacimiento.» Al momento se retiraron los que iban a darle tormento. El tribuno temió al darse cuenta que le había encadenado siendo ciudadano romano.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Al finalizar su discurso, la multitud gritó contra él para que fuera eliminado. A pesar de su contundente testimonio, no había logrado convencer a la multitud. Pablo es interrumpido cuando recuerda la tarea que había recibido de anunciar el Evangelio a los paganos. En realidad, la afirmación no era motivo de gran escándalo, pues también el judaísmo hacía prosélitos, es decir, seguidores provenientes del mundo pagano. El problema radicaba en el hecho de que Pablo, de ese modo, declaraba superada la Ley. La reacción de la gente es violenta, grita, se rasga los vestidos y arroja polvo al aire. El tribuno repitiendo sin saberlo la escena de Pilato en el pretorio con Jesús, para deshacerse de Pablo, lo hace azotar. En aquella época la flagelación se utilizaba habitualmente para obtener confesiones. Entonces, Pablo, para evitar que lo flagelaran, declara que es ciudadano romano. Ante tal afirmación, todos quedan asombrados y los soldados son presa del pánico. El ciudadano romano no podía ni ser atado ni aún menos ser flagelado sin un proceso en regla. Pablo se presenta no solo como un perfecto judío, sino también como un romano en el sentido pleno del término. Mientras que el tribuno había tenido que comprar la ciudadanía a un alto precio, Pablo es romano desde su nacimiento. Entonces los soldados se alejan inmediatamente de Pablo y el tribuno es presa del miedo porque ha ido en contra del derecho atando a un ciudadano romano. Tal vez Pablo todavía no se da cuenta, pero de ese modo sienta las premisas para predicar la fe cristiana en Roma, la capital del Imperio. El apóstol llegará a la ciudad como preso, pero las cadenas que tiene en pies y manos no le impedirán testimoniar el Evangelio hasta derramar su sangre. Para Pablo, el Evangelio y su predicación son más preciosos que su misma vida.


13/11/2017
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo