change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 28,1-10

Una vez a salvo, supimos que la isla se llamaba Malta. Los nativos nos mostraron una humanidad poco común; encendieron una hoguera a causa de la lluvia que caía y del frío, y nos acogieron a todos. Pablo había reunido una brazada de ramas secas; al ponerla sobre la hoguera, una víbora que salía huyendo del calor, hizo presa en su mano. Los nativos, cuando vieron el animal colgado de su mano, se dijeron unos a otros: «Este hombre es seguramente un asesino; ha escapado del mar, pero la justicia divina no le deja vivir.» Pero él sacudió el animal sobre el fuego y no sufrió daño alguno. Ellos estaban esperando que se hincharía o que caería muerto de repente; pero después de esperar largo tiempo y viendo que no le ocurría nada anormal, cambiaron de parecer y empezaron a decir que era un dios. En las cercanías de aquel lugar tenía unas propiedades el principal de la isla llamado Publio, quien nos recibió y nos dio amablemente hospedaje durante tres días. Precisamente el padre de Publio se hallaba en cama atacado de fiebres y disentería. Pablo entró a verle, hizo oración, le impuso las manos y le curó. Después de este suceso los otros enfermos de la isla acudieron y fueron curados. Tuvieron para con nosotros toda suerte de consideraciones y a nuestra partida nos proveyeron de lo necesario.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Salvado del naufragio, Pablo experimenta una vez más la protección de Dios. El Señor le había dicho: «Yo te protegeré» (26,17). Los malteses fueron muy hospitalarios con los náufragos: no se alarmaron, como sucede actualmente a menudo con los inmigrantes que llegan a nuestras costas, a los que se mira con recelo y a los que a menudo se rechaza. Los malteses, que eran llamados «bárbaros», acogieron a aquellos náufragos con extraordinaria humanidad, e incluso encendieron un fuego para que entraran en calor. Es una lección especialmente eficaz en este tiempo que vivimos, que por desgracia debe asistir a escenas dramáticas de ahogamientos y de frialdad por parte de aquellos que deberían comprender la tragedia de quienes se ven obligados a abandonar su tierra y dejar a sus familiares en búsqueda de una vida mejor. La actitud de los malteses fue muy distinta. Y se sorprendieron cuando vieron que Pablo, a pesar de haber sido mordido por una víbora mientras recogía leña, quedaba ileso. Además, Jesús, cuando envió a los discípulos a predicar el Evangelio a todas las criaturas, añadió: «Estos son los signos que acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán en lenguas nuevas, agarrarán serpientes en sus manos y, aunque beban veneno, no les hará daño; impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien» (Mc 16,17-18). Y sucedió exactamente tal como Jesús había dicho. Pablo no solo fue preservado del mal, sino que él mismo curó a muchos enfermos en Malta. Él, náufrago acogido, recompensó a los malteses abundantemente. El Señor siempre recompensa la acogida. Así lo demuestran continuamente las Escrituras.


27/11/2017
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo