change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma

Recuerdo de san Nicolás († 343), cuyas reliquias se encuentran en Bari. Fue obispo en Mira, en Asia menor (la actual Turquía), y es venerado en todo Oriente


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes son una estirpe elegida,
un sacerdocio real, nación santa,
pueblo adquirido por Dios
para proclamar sus maravillas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Mateo 15,29-37

Pasando de allí Jesús vino junto al mar de Galilea; subió al monte y se sentó allí. Y se le acercó mucha gente trayendo consigo cojos, lisiados, ciegos, mudos y otros muchos; los pusieron a sus pies, y él los curó. De suerte que la gente quedó maravillada al ver que los mudos hablaban, los lisiados quedaban curados, los cojos caminaban y los ciegos veían; y glorificaron al Dios de Israel. Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: «Siento compasión de la gente, porque hace ya tres días que permanecen conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que desfallezcan en el camino.» Le dicen los discípulos: «¿Cómo hacernos en un desierto con pan suficiente para saciar a una multitud tan grande?» Díceles Jesús: «¿Cuántos panes tenéis?» Ellos dijeron: «Siete, y unos pocos pececillos.» El mandó a la gente acomodarse en el suelo. Tomó luego los siete panes y los peces y, dando gracias, los partió e iba dándolos a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos y se saciaron, y de los trozos sobrantes recogieron siete espuertas llenas.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ustedes serán santos
porque yo soy santo, dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Habiendo regresado a Galilea, Jesús sube nuevamente al monte. Probablemente se trataba de una elevación en la parte nororiental del lago que la gente alcanza fácilmente llevando consigo a los enfermos para que Jesús los curase. Aquel lugar alto, que permite entrever la intimidad única entre el Hijo y el Padre, se transforma en una especie de santuario donde llevar a los enfermos, a los pobres y los cojos para ser acogidos y curados. En efecto, Jesús curaba a aquellos enfermos y a todos les dirigía su palabra. El texto sugiere que todo aquello sucede durante tres días seguidos, casi sin interrupción. La decisión de aquella gente que seguía estando con Jesús a pesar de las incomodidades contrasta con nuestra pereza y con nuestra distracción ante la Palabra de Dios. Aquella multitud había pasado tres días enteros escuchando a Jesús. Al final es Jesús quien se conmueve y decide, después de haber alimentado sus corazones con el pan de la Palabra, alimentarles también con el pan material, como subrayando que a Jesús le interesa toda nuestra vida, tanto la del corazón como la del cuerpo. Los discípulos muestran su insensibilidad ante la situación de aquella multitud. No tienen en consideración su necesidad de alimentarse. Y cuando Jesús se lo hace notar, no saben hacer otra cosa más que expresar su resignación: no es posible hacer nada. Jesús, que nunca se resigna, les invita a buscar el pan entre la gente. Es la segunda vez que se narra este milagro. Y tiene lugar en una región pagana -periférica podríamos decir- para mostrar que todos esperan el alimento de Jesús. Los discípulos, obedientes al mandamiento de Jesús, encuentran siete panes. A diferencia de la narración de la primera multiplicación, el número de panes es siete, como después serán siete las cestas que recogen los que se quedan. Siete indica totalidad. Es como decir que no se trata de una simple limosna, sino de un verdadero alimento. Esta es la tarea que Jesús confía a su Iglesia, a sus discípulos. No es casualidad que sean siete los diáconos que son elegidos para realizar el servicio a la mesa. Jesús toma aquellos siete panes y los multiplica para todas aquellas cuatro mil personas presentes. Es un milagro que nace de un amor apasionado por aquella multitud cansada y hambrienta. Esta página evangélica nos invita a tener la misma compasión de Jesús por los débiles y por los pobres a fin de participar también nosotros en el milagro de la multiplicación del amor.


06/12/2017
Memoria de los santos y de los profetas


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo