Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 17,15-21

Los que conducían a Pablo le llevaron hasta Atenas y se volvieron con una orden para Timoteo y Silas de que fueran donde él lo antes posible. Mientras Pablo les esperaba en Atenas, estaba interiormente indignado al ver la ciudad llena de ídolos. Discutía en la sinagoga con los judíos y con los que adoraban a Dios; y diariamente en el ágora con los que por allí se encontraban. Trababan también conversación con él algunos filósofos epicúreos y estoicos. Unos decían: «¿Qué querrá decir este charlatán?» Y otros: «Parece ser un predicador de divinidades extranjeras.» Porque anunciaba a Jesús y la resurrección. Le tomaron y le llevaron al Areópago; y le dijeron: «¿Podemos saber cuál es esa nueva doctrina que tú expones? Pues te oímos decir cosas extrañas y querríamos saber qué es lo que significan.» Todos los atenienses y los forasteros que allí residían en ninguna otra cosa pasaban el tiempo sino en decir u oír la última novedad.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La persecución, por un singular designio de Dios, hacía que los discípulos fueran a otros lugares a comunicar la buena nueva del reino. El Señor transformaba en oportunidad para el Evangelio la dureza de los hombres que se le oponían. Así pues, Pablo llegó a Atenas como un fugitivo. Aunque la ciudad ya no era tan próspera como en tiempos de Platón, seguía siendo una gran capital. En la narración de Lucas, después de Jerusalén y antes de Roma, Pablo tenía que predicar el Evangelio en la capital de la cultura de aquel tiempo. El apóstol no empezó a hablar con los atenienses nada más llegar a la ciudad. Prefirió mezclarse con el tráfico del ágora y del mercado para comprender la sensibilidad de los atenienses. El desafío era muy delicado, y Pablo lo sabía. Por eso quería comprender desde dentro, por decirlo de alguna manera, la cultura, las costumbres, la sensibilidad y la vida de los atenienses. Pablo tenía en su cabeza una gran pregunta: ¿Jerusalén conquistaría Atenas? ¿El Evangelio tocaría el corazón del Areópago? Es la misma pregunta que hoy seguimos planteándonos nosotros frente a los muchos areópagos de este mundo, frente a las culturas que pueblan el planeta y que anidan en el corazón y en la mente de los hombres. La audacia de Pablo, que con valentía se presenta ante los sabios de Atenas, nos demuestra que no hay areópagos ajenos a la predicación, que no hay culturas ajenas al Evangelio. Al contrario: los areópagos de hoy esperan a discípulos que sepan anunciar con sabiduría y fuerza la salvación que viene de Jesús. El desafío que tienen ante ellos todos los cristianos es grande y no lo pueden eludir porque solo el Evangelio puede hacer más humano el mundo en el que vivimos.


20/10/2017
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
NOV
12
Domingo 12 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
13
Lunes 13 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
14
Martes 14 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
15
Miércoles 15 de noviembre
Memoria de los santos y de los profetas
NOV
16
Jueves 16 de noviembre
Memoria de la Iglesia
NOV
17
Viernes 17 de noviembre
Memoria de Jesús crucificado
NOV
18
Sábado 18 de noviembre
Vigilia del domingo
NOV
19
Domingo 19 de noviembre
Liturgia del domingo