Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 18,1-8

Después de esto marchó de Atenas y llegó a Corinto. Se encontró con un judío llamado Aquila, originario del Ponto, que acababa de llegar de Italia, y con su mujer Priscila, por haber decretado Claudio que todos los judíos saliesen de Roma; se llegó a ellos y como era del mismo oficio, se quedó a vivir y a trabajar con ellos. El oficio de ellos era fabricar tiendas. Cada sábado en la sinagoga discutía, y se esforzaba por convencer a judíos y griegos. Cuando llegaron de Macedonia Silas y Timoteo, Pablo se dedicó enteramente a la Palabra, dando testimonio ante los judíos de que el Cristo era Jesús. Como ellos se opusiesen y profiriesen blasfemias, sacudió sus vestidos y les dijo: «Vuestra sangre recaiga sobre vuestra cabeza; yo soy inocente y desde ahora me dirigiré a los gentiles.» Entonces se retiró de allí y entró en casa de un tal Justo, que adoraba a Dios, cuya casa estaba contigua a la sinagoga. Crispo, el jefe de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa; y otros muchos corintios al oír a Pablo creyeron y recibieron el bautismo.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Estamos en el año 42 y Pablo, a pesar del turbamiento que le provocó lo sucedido en Atenas, no piensa que los griegos estén tan alejados de Dios y tan pagados de sí mismos como para ser impermeables al Evangelio. Se va de la capital y se dirige hacia Corinto, a unos 60 kilómetros de Atenas, otra ciudad griega cosmopolita y conocida por el comercio, por los juegos ístmicos que se celebraban allí y por la laxitud en las costumbres. Al entrar a la ciudad, Pablo va directamente a la populosa zona del puerto, donde se encuentra con Áquila y Priscila, una pareja de judeocristianos expulsados de Roma por un edicto del emperador Claudio contra los judíos. La administración romana no distinguía entre los dos grupos: los judíos convertidos al cristianismo y los demás judíos. Pablo se aloja en casa de aquella familia y trabaja con ellos para ganarse el pan. El sábado, como de costumbre, va a la sinagoga para explicar a todos que Jesús es el Mesías. Es significativa la anotación del autor de los Hechos sobre la actividad de Pablo: «se dedicó enteramente a la palabra». Es una indicación que debería dar que pensar a las comunidades cristianas de hoy para ayudarlas a redescubrir la urgencia de comunicar nuevamente el Evangelio. La perspectiva misionera, tanto en Occidente como más allá de sus fronteras, debe recuperar el primado en la vida de los creyentes y de las Iglesias, como lo tuvo en tiempo de Pablo. Demasiado a menudo nos movemos solo en el ámbito de nuestra realidad eclesial. Con renovada energía tenemos que sentir la preocupación por comunicar el Evangelio a quien todavía no lo ha recibido. Esa era precisamente la urgencia de Pablo que se dedicaba «en cuerpo y alma» al Evangelio. Y no faltaron frutos: incluso Crispo, el jefe de la sinagoga, se convirtió. Y Corinto vio nacer una numerosa comunidad formada en gran parte por comerciantes, marinos, esclavos y libertos. Se podría decir que era una comunidad de gente de puerto: un grupo muy activo, dinámico y, al mismo tiempo, complejo, y con no pocos problemas de convivencia. En cualquier caso, aquella comunidad era un signo de esperanza no solo para aquellos portuarios sino para toda la ciudad de Corinto. Eso mismo es lo que se pide a nuestras comunidades, que muchas veces son minoritarias en nuestras ciudades complejas y plurales: ser casas de paz y de amor que humanicen toda la ciudad.


23/10/2017
Memoria de los pobres


Agenda de la semana
NOV
19
Domingo 19 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
20
Lunes 20 de noviembre
Oración por la Paz
NOV
21
Martes 21 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
22
Miércoles 22 de noviembre
Memoria de los santos y de los profetas
NOV
23
Jueves 23 de noviembre
Memoria de la Iglesia
NOV
24
Viernes 24 de noviembre
Memoria de Jesús crucificado
NOV
25
Sábado 25 de noviembre
Vigilia del domingo
NOV
26
Domingo 26 de noviembre
Liturgia del domingo