Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu del Señor está sobre ti,
el que nacerá de ti será santo.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 18,9-28

El Señor dijo a Pablo durante la noche en una visión: «No tengas miedo, sigue hablando y no calles; porque yo estoy contigo y nadie te pondrá la mano encima para hacerte mal, pues tengo yo un pueblo numeroso en esta ciudad.» Y permaneció allí un año y seis meses, enseñando entre ellos la Palabra de Dios. Siendo Galión procónsul de Acaya se echaron los judíos de común acuerdo sobre Pablo y le condujeron ante el tribunal diciendo: «Este persuade a la gente para que adore a Dios de una manera contraria a la Ley.» Iba Pablo a abrir la boca cuando Galión dijo a los judíos: «Si se tratara de algún crimen o mala acción, yo os escucharía, judíos, con calma, como es razón. Pero como se trata de discusiones sobre palabras y nombres y cosas de vuestra Ley, allá vosotros. Yo no quiero ser juez en estos asuntos.» Y los echó del tribunal. Entonces todos ellos agarraron a Sóstenes, el jefe de la sinagoga, y se pusieron a golpearlo ante el tribunal sin que a Galión le diera esto ningún cuidado. Pablo se quedó allí todavía bastantes días; después se despidió de los hermanos y se embarcó rumbo a Siria; con él iban Priscila y Aquila. En Cencreas se había cortado el pelo porque tenía hecho un voto. Arribaron a Éfeso y allí se separó de ellos. Entró en la sinagoga y se puso a discutir con los judíos. Le rogaron que se quedase allí más tiempo, pero no accedió, sino que se despidió diciéndoles: «Volveré a vosotros otra vez, si Dios quiere.» Y embarcándose marchó de Éfeso. Desembarcó en Cesarea, subió a saludar a la Iglesia y después bajó a Antioquía. Después de pasar allí algún tiempo marchó a recorrer una tras otra las regiones de Galacia y Frigia para fortalecer a todos los discípulos. Un judío, llamado Apolo, originario de Alejandría, hombre elocuente, que dominaba las Escrituras, llegó a Éfeso. Había sido instruido en el Camino del Señor y con fervor de espíritu hablaba y enseñaba con todo esmero lo referente a Jesús, aunque solamente conocía el bautismo de Juan. Este, pues, comenzó a hablar con valentía en la sinagoga. Al oírle Aquila y Priscila, le tomaron consigo y le expusieron más exactamente el Camino. Queriendo él pasar a Acaya, los hermanos le animaron a ello y escribieron a los discípulos para que le recibieran. Una vez allí fue de gran provecho, con el auxilio de la gracia, a los que habían creído; pues refutaba vigorosamente en público a los judíos, demostrando por las Escrituras que el Cristo era Jesús.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

He aquí Señor, a tus siervos:
hágase en nosotros según tu Palabra.

Aleluya, aleluya, aleluya.

La predicación de Pablo, además de provocar muchas conversiones, sigue suscitando oposición. Y en la misma comunidad cristiana se producían no pocos enfrentamientos, que aumentaban el peligro de provocar divisiones. Quizás el apóstol experimentó algún momento de desánimo. A nosotros, si somos sinceros, nos basta mucho menos para desanimarnos, para echarnos atrás y para volver a pensar en nuestras cosas. Pablo, en un diálogo nocturno con el Señor muy similar a los que mantenía Jesús por la noche con el Padre de los cielos, oye que el Señor le dice: «No tengas miedo. Sigue hablando y no te calles. Piensa que yo estoy contigo». Y –añade Lucas– Pablo se quedó un año y medio más en Corinto predicando el Evangelio. El apóstol comprendió aún más profundamente que el Señor era la única roca sobre la cual se puede construir la vida y la acción pastoral. En la oración encontró la inspiración de su misma misión apostólica. Y continuó predicando el Evangelio en aquella región animando a las distintas comunidades que había fundado y siendo defendido también por las autoridades civiles, como el procónsul Galión de Acaya. Pero el apóstol no está solo en su misión. Áquila y Priscila lo acompañan, y en Éfeso ayudan a un tal Apolo, del que Pablo habla en la primera carta a los Corintios, para introducirlo en una comunión que armonice los distintos carismas que el Señor suscita en la comunidad de creyentes.


24/10/2017
Memoria de la Madre del Señor


Agenda de la semana
NOV
19
Domingo 19 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
20
Lunes 20 de noviembre
Oración por la Paz
NOV
21
Martes 21 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
22
Miércoles 22 de noviembre
Memoria de los santos y de los profetas
NOV
23
Jueves 23 de noviembre
Memoria de la Iglesia
NOV
24
Viernes 24 de noviembre
Memoria de Jesús crucificado
NOV
25
Sábado 25 de noviembre
Vigilia del domingo
NOV
26
Domingo 26 de noviembre
Liturgia del domingo