Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Yo soy el buen pastor,
mis ovejas escuchan mi voz
y devendrán
un solo rebaño y un solo redil.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 19,21-41

Después de estos sucesos, Pablo tomó la decisión de ir a Jerusalén pasando por Macedonia y Acaya. Y decía: «Después de estar allí he de visitar también Roma.» Envió a Macedonia a dos de sus auxiliares, Timoteo y Erasto, mientras él se quedaba algún tiempo en Asia. Por entonces se produjo un tumulto no pequeño con motivo del Camino. Cierto platero, llamado Demetrio, que labraba en plata templetes de Artemisa y proporcionaba no pocas ganancias a los artífices, reunió a éstos y también a los obreros de este ramo y les dijo: «Compañeros, vosotros sabéis que a esta industria debemos el bienestar; pero estáis viendo y oyendo decir que no solamente en Éfeso, sino en casi toda el Asia, ese Pablo persuade y aparta a mucha gente, diciendo que no son dioses los que se fabrican con las manos. Y esto no solamente trae el peligro de que nuestra profesión caiga en descrédito, sino también de que el templo de la gran diosa Artemisa sea tenido en nada y venga a ser despojada de su grandeza aquella a quien adora toda el Asia y toda la tierra.» Al oír esto, llenos de furor se pusieron a gritar: «¡Grande es la Artemisa de los efesios!» La ciudad se llenó de confusión. Todos a una se precipitaron en el teatro arrastrando consigo a Gayo y a Aristarco, macedonios, compañeros de viaje de Pablo. Pablo quiso entrar y presentarse al pueblo, pero se lo impidieron los discípulos. Incluso algunos asiarcas, que eran amigos suyos, le enviaron a rogar que no se arriesgase a ir al teatro. Unos gritaban una cosa y otros otra. Había gran confusión en la asamblea y la mayoría no sabía por qué se habían reunido. Algunos de entre la gente aleccionaron a Alejandro a quien los judíos habían empujado hacia delante. Alejandro pidió silencio con la mano y quería dar explicaciones al pueblo. Pero al conocer que era judío, todos a una voz se pusieron a gritar durante casi dos horas: «¡Grande es la Artemisa de los efesios!» Cuando el magistrado logró calmar a la gente, dijo: «Efesios, ¿quién hay que no sepa que la ciudad de los efesios es la guardiana del templo de la gran Artemisa y de su estatua caída del cielo? Siendo, pues, esto indiscutible, conviene que os calméis y no hagáis nada inconsideradamente. Habéis traído acá a estos hombres que no son sacrílegos ni blasfeman contra nuestra diosa. Si Demetrio y los artífices que le acompañan tienen quejas contra alguno, audiencias y procónsules hay; que presenten sus reclamaciones. Y si tenéis algún otro asunto, se resolverá en la asamblea legal. Porque, además, corremos peligro de ser acusados de sedición por lo de hoy, no existiendo motivo alguno que nos permita justificar este tumulto.» Dicho esto disolvió la asamblea.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Les doy un mandamiento nuevo:
que se amen los unos a los otros.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Al finalizar este viaje, Pablo explica su plan de ir a la capital del Imperio, Roma. Algo después (Hch 23,11) el mismo Jesús le dirá: «Del mismo modo que has hablado de mí en Jerusalén, deberás hacerlo en Roma». El autor de los Hechos organiza toda su narración teniendo en mente aquella meta. Es como si quisiera decir que aquella fuente de agua viva que había brotado en Jerusalén debía tener su nuevo centro propulsor en Roma, y desde allí, irradiarse por todo el mundo. Además, el Evangelio se dio al mundo para cambiar la historia y la vida de los hombres como la levadura transforma la pasta, toda la pasta. Y, tal como se ha podido constatar hasta el momento presente, el mundo empieza a cambiar cuando cambia el corazón del hombre. El Evangelio cambia el corazón de los hombres, que se convierten en el fermento nuevo que humaniza la vida de las ciudades donde viven. Lo vieron los orfebres de Éfeso, acostumbrados como estaban a hacer negocio con las estatuas para el famosísimo templo de Artemisa. Cuando Pablo logra convencer a muchos de que abandonen aquellas supersticiones para dirigirse a Dios directamente, los orfebres se dan cuenta de que perderían su negocio. Además, la fe no está destinada a quedarse recluida en su círculo o únicamente en la esfera privada. La fe cristiana tiene una esencial dimensión social. Y precisamente el reflejo que la fe de los nuevos cristianos tenía en la vida social de Éfeso hace que los orfebres organicen una gran manifestación contra Pablo. No querían perder su negocio por nada. Convertir el dinero y el beneficio en objetivos de la vida esclaviza a los hombres, que no soportan que la predicación libere el corazón. Además, Jesús había dicho bien claramente en varias ocasiones que la felicidad, el sentido de la vida, no consiste en acumular riquezas sino en vivir el amor y comunicarlo por todas partes.


26/10/2017
Memoria de la Iglesia


Agenda de la semana
NOV
12
Domingo 12 de noviembre
Liturgia del domingo
NOV
13
Lunes 13 de noviembre
Memoria de los pobres
NOV
14
Martes 14 de noviembre
Memoria de la Madre del Señor
NOV
15
Miércoles 15 de noviembre
Memoria de los santos y de los profetas
NOV
16
Jueves 16 de noviembre
Memoria de la Iglesia
NOV
17
Viernes 17 de noviembre
Memoria de Jesús crucificado
NOV
18
Sábado 18 de noviembre
Vigilia del domingo
NOV
19
Domingo 19 de noviembre
Liturgia del domingo