change language
usted está en: home - oración - la oraci...ada día cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

La oración cada día


 
versión para imprimir

Icono del Santo Rostro
Iglesia de San Egidio - Roma


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Este es el Evangelio de los pobres,
la liberación de los prisioneros,
la vista de los ciegos,
la libertad de los oprimidos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Hechos de los Apóstoles 24,1-9

Cinco días después bajó el Sumo Sacerdote Ananías con algunos ancianos y un tal Tértulo, abogado, y presentaron ante el procurador acusación contra Pablo. Citado Pablo, Tértulo dio principio a la acusación diciendo: «Gracias a ti gozamos de mucha paz y las mejoras realizadas por tu providencia en beneficio de esta nación, en todo y siempre las reconocemos, excelentísimo Félix, con todo agradecimiento. Pero para no molestarte más, te ruego que nos escuches un momento con tu característica clemencia. Hemos encontrado esta peste de hombre que provoca altercados entre los judíos de toda la tierra y que es el jefe principal de la secta de los nazoreos. Ha intentado además profanar el Templo, pero nosotros le apresamos. Interrogándole, podrás tú llegar a conocer a fondo todas estas cosas de que le acusamos.» Los judíos le apoyaron, afirmando que las cosas eran así.

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Hijo del hombre,
ha venido a servir,
quien quiera ser grande
se haga siervo de todos.

Aleluya, aleluya, aleluya.

En Cesarea, Pablo vuelve a ser juzgado ante el gobernador romano, Félix. Con el imputado llegan también los acusadores guiados por el sumo sacerdote Ananías. El ambiente de Cesarea no es hostil a Pablo como el de Jerusalén. La narración del debate muestra un ambiente más bien calmado: apariciones tranquilas, aplazamientos de las discusiones, tiempos de reflexión, coloquios privados, visitas de cortesía, e incluso encuentros con la élite de la ciudad. Pablo estará algo más de dos años en esta atmósfera. Obviamente, en la cárcel. Las autoridades romanas parecen no tener prisa; el tiempo –piensan– corre a su favor. Además, era evidente que los jueces querían deshacerse del apóstol. Y el gobernador romano se había dado cuenta de que Pablo era víctima del fanatismo judío. Fue tildado de «jefe principal de la secta de los nazoreos» y de «peste de hombre». Esa es la acusación política. Y esta acusación –pronunciada por un tal Tértulo– se resumía en el hecho de que Pablo había profanado el templo. Una vez más la multitud se pronuncia contra Pablo, tal como había pasado ya con Jesús. Pero el apóstol recibe el consuelo del Señor que lo sostiene y lo anima. El Señor nunca abandona a los que confían en él.


17/11/2017
Memoria de Jesús crucificado


Agenda de la semana
DIC
10
Domingo 10 de diciembre
Liturgia del domingo
DIC
11
Lunes 11 de diciembre
Memoria de los pobres
DIC
12
Martes 12 de diciembre
Memoria de la Madre del Señor
DIC
13
Miércoles 13 de diciembre
Memoria de los santos y de los profetas
DIC
14
Jueves 14 de diciembre
Memoria de la Iglesia
DIC
15
Viernes 15 de diciembre
Memoria de Jesús crucificado
DIC
16
Sábado 16 de diciembre
Vigilia del domingo
DIC
17
Domingo 17 de diciembre
Liturgia del domingo