Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - via crucis - evangeli...s. lucas - ii estación cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

II Estación


 
versión para imprimir

II Estación
Dormir compadeciéndose de sí mismos

Salió y, como de costumbre, fue al monte de los Olivos; los discípulos le siguieron. Llegado al lugar les dijo: «Pedid que no caigáis en tentación.» Se apartó de ellos como un tiro de piedra, y puesto de rodillas oraba diciendo: «Padre, si quieres, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.» Entonces se le apareció un ángel venido del cielo que le confortaba. Y sumido en agonía, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra. Levantándose de la oración, vino donde los discípulos y los encontró dormidos por la tristeza; y les dijo: «¿Cómo es que estáis dormidos? Levantaos y orad para que no caigáis en tentación.»
(Lc 22, 39-46)


Duccio di Buoninsegna
Oración en el huerto de los olivos


¿Cómo es que estáis dormidos?”-preguntó Jesús. ¿Por qué dormían en el monte de los Olivos, donde Jesús fue con ellos como de costumbre? Les había hablado mucho de lo que estaba a punto de suceder: “Lo que se refiere a mí toca a su fin”. También les había insistido nuevamente: «Pedid que no caigáis en tentación». Pero los discípulos se durmieron. En esa situación tan tensa se distanciaron de él y se refugiaron en el sueño, dominados por la tristeza. Le habían dejado solo, creyendo ellos a su vez estar solos, presos de una situación difícil. No habían comprendido su palabra ni lo que estaba sucediendo. Estaban dominados por un sentido de tristeza.

Jesús no estaba muy lejos de ellos, a tan sólo un tiro de piedra. Conocemos la escena. Ellos dormían y él rezaba presa de la angustia. Rezaba intensamente y decía: «Padre, si quieres, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya». Era la oración de un condenado a muerte, de un hombre que espera su hora y siente el final cerca. Pero sabe que no ha sido olvidado por el Padre y se dirige a él.

Precisamente cerca del monte de los Olivos pasa el camino que va de Jerusalén a Jericó. Quizá adentrándose en aquel camino, aunque fuera de noche, Jesús habría podido salvar su vida. Quizá con aquellas dos espadas que le ofrecieron sus discípulos habría podido defenderse de los ladrones y los salteadores que infectaban el camino entre Jerusalén y Jericó, donde el buen Samaritano encontró al pasar a un hombre medio muerto. Pero Jesús no toma ese camino. Se detiene sobre esa loma, cubierta de olivos, desde la que se ve Jerusalén y desde la que se escucha el ruido de la ciudad.

Reza solo. No lleva armas ni se encuentra acompañado. Parece abandonado por todos, incluso por los que le son más cercanos. Parece abandonado por los hombres. Viéndole así es verdaderamente un hombre abandonado. Pero hay un gesto de cariño hacia aquel hombre que reza. Solamente se le aparece un ángel del cielo y le conforta. Era la respuesta de Dios a su oración. Sólo Dios no le abandonaría a lo largo de su vía dolorosa. Es la manifestación de la bondad de Dios y de su misericordia fiel. Pero la aparición de aquel ángel es también la acusación silenciosa a todo hombre y toda mujer: no había nadie que le consolara. Ha venido un ángel del cielo. Sus discípulos, dominados por ellos mismos, sentían que sufrían más, se sentían más débiles, más pobres que Jesús, y se compadecían a sí mismos. Esta es su tristeza. Cuando se empieza a compadecer a uno mismo, se olvida a los que sufren, a los enfermos, a los que están solos, a los que esperan el momento dramático de su muerte. “¿Cómo es que estáis dormidos?” Es una pregunta que se dirige también a nosotros, discípulos de Jesús en este último tiempo. Es una pregunta que nos dirige el Señor, que nos despierta y nos dice: “Levantaos y orad para que no caigáis en tentación”. Él se ha levantado y está rezando.





NOTICIAS RELACIONADAS
3 Noviembre 2011

Memoria de Todos los Santos - Roma, Liturgia en S. Maria in Trastevere en recuerdo de todos aquellos que han muerto a causa de graves enfermedades, 11.30 h.

IT | ES | DE | CA | NL
24 Octubre 2011

El Espíritu de Asís: 25 años de oración por la paz

IT | EN | ES | DE | FR | PT | CA | NL | RU
5 Abril 2010

Roma: De todas partes del mundo juntos para celebrar la Pascua con una oración ecuménica de acción de gracias

IT | ES | FR | CA | UK
5 Junio 2017
BERLÍN, ALEMANIA

Sant’Egidio en el Kirchentag, la asamblea de cristianos alemanes para los 500 años de la Reforma

IT | ES | DE | FR
3 Abril 2017

Hacia la Pascua 2017, las oraciones en memoria de los mártires de nuestro tiempo

IT | ES | DE | CA
1 Marzo 2017

Miércoles de Ceniza, inicio de la Cuaresma

IT | EN | ES | DE | FR | PT
todas las noticias relacionadas

PRENSA RELACIONADA
12 Abril 2017
Avvenire
Quelle vittime come «tizzoni di speranza»
12 Abril 2017
La Repubblica - Ed. Roma
Roma, sabato 22 il Papa in preghiera a San Bartolomeo sull'isola Tiberina
12 Abril 2017
Roma sette
Santa Maria in Trastevere, preghiera per i martiri del nostro tempo
20 Marzo 2017
Main-Post
Zum Gedenken an die Einsamen
21 Diciembre 2016
Roma sette
La preghiera per Gregory, ucciso dal freddo
todo relacionado con la prensa